La moda se une contra el cambio climático

El sector emite más gases de efecto invernadero que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados; se estima que cada segundo se quema o se envía a un vertedero un volumen de ropa equivalente a un camión de basura. Además, gracias a nuestras poderosas lavadoras, nuestra ropa contamina el océano con microfibras que equivalen a aproximadamente 50 millones de botellas de plástico cada año.

El debate y la acción en torno a la sostenibilidad y el cambio climático no han sido muy visibles en la industria, pero este 10 de diciembre dio un paso hacia el cambio colectivo. La industria de la moda emitió formalmente una carta compromiso para la acción climática en la conferencia de este año de la ONU sobre el cambio climático, COP24, en Katowice, Polonia.

La nueva carta ha recibido el apoyo de comercios minoristas, casas de moda de lujo y otros proveedores dentro del sector. Stella McCartney, Burberry, Adidas y H&M Group están incluidas en la lista de 40 signatarios.

Alineada con los objetivos del Acuerdo de París, la nueva carta incluye 16 principios y objetivos. Las compañías involucradas se han comprometido a reducir sus emisiones agregadas de gases de efecto invernadero en un 30% para 2030 y acordaron dar prioridad a los proveedores de transporte con bajas emisiones de carbono y favorecer los materiales amigables con el medio ambiente.

Stella McCartney, cuya marca homónima ya es un jugador líder en moda sostenible, fue una de las signatarias fundadoras. Anunció su participación a fines de noviembre durante Voices, una conferencia de la industria que se realizó en el campo inglés, donde también fue homenajeada por su trabajo en el sector.

En una entrevista reconoció las complejidades de trabajar de manera sostenible y responsable: “Hay millones de limitaciones desde el punto de vista creativo y de diseño. Hay millones de limitaciones desde el punto de vista de abastecimiento y fabricación. Pero para mí, todos esos desafíos son parte de ser una diseñadora y parte de ser una empresaria”.

McCartney llamó a sus colegas de la industria a firmar el estatuto o carta, exhortándolos a trabajar en conjunto.

“Es una obviedad, pero tiene que haber una conversación colectiva. Creo que eso es lo más poderoso, emocionante y prometedor de la COP24”, dijo.

La marca británica Burberry fue criticada recientemente cuando se supo que destruyó ropa y perfumes por un valor de más de 36 millones de dólares en 2017. Después de una indignación generalizada, la casa de moda de lujo dijo en septiembre que prohibiría esta práctica.

H&M anunció el mes pasado que nombró a Christopher Wylie como director consultor de investigación. La cadena está intentando utilizar la inteligencia artificial y los datos para optimizar sus cadenas de suministro, con el objetivo de reducir los desechos textiles producidos por el exceso de pedidos.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.