El pasado miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó una iniciativa con lo que se canceló la reforma educativa que impulsó la administración pasada a partir de los compromisos que se establecieron en el Pacto por México.

El Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, ha señalado que por primera vez en el artículo 3 constitucional aparecerá la figura de “interés supremo” de la educación para las y los niños y los jóvenes, aspecto de primera importancia, además de que se consideran en la misma Carta Magna, los principios de integralidad, equidad y excelencia.

Un aspecto a destacar, sin lugar a dudas, es la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), creado por decreto presidencial el 8 de agosto de 2002, durante el gobierno de Vicente Fox y con Enrique Peña Nieto, se convirtió en un organismo público autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, cuya función, presuntamente, fue la de evaluar la calidad, el desempeño y los resultados en la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.

Sin lugar dudas uno de los aspectos que sobresalen, es el compromiso del gobierno de que todos, quienes deseen ingresar al nivel licenciatura, puedan hacerlo sin restricción alguna, por lo que habrá de construirse 100 universidades públicas, las cuales deben cumplir el nivel académico que corresponde, es decir, como ha planteado el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, “tenemos que fortalecer el sistema educativo para que se rompa con una de las causas de la pobreza en el país”.

La reforma propone también una la visión regional de la educación a fin de promover la formulación de contenidos diferenciados, además de impulsar la educación indígena, bilingüe y bicultural.

El secretario de Educación ha precisado que la iniciativa que firmó el presidente, para evitar la deserción de los alumnos en el nivel medio superior y promover su permanencia en las escuelas, apoyará a los jóvenes mediante un sistema de becas, lo mismo que ocurrirá en el nivel básico.

El modelo educativo que pretende la Cuarta Transformación, no es el de un privilegio sino un derecho del pueblo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.