NEWCOMBE

Laredo, Texas.- Vestía uniforme verde y quería limpiar las calles de la fronteriza ciudad texana de Laredo de “personas desechables” y para un agente de la Patrulla Fronteriza cuatro prostitutas encajaban en ese patrón y por eso, dijo que las mató.

Ahora Texas buscará ejecutar a Juan David Ortiz, el agente que prácticamente trabajaba de día y mataba de noche. Ortíz se convertirá en el primer ex agente que será posiblemente ejecutado en Texas.

Isidro Alanís, Fiscal del Condado Webb ha acusado formalmente al ex agente de asesinato capital contra cuatro prostitutas, si es encontrado culpable, el estado pedirá su ejecución.

“El mató a cuatro personas inocentes, de forma fría, cruel y calculadora”, dijo Alanís.

foto reyna luna.jpg

El agente era supervisor del área de Inteligencia de la Patrulla Fronteriza Sector Laredo y previa a esa posición había pertenecido al honorable cuerpo de Marines de los Estados Unidos.

Treintañero, con esposa y dos hijos Ortiz llevaba doble vida, una en la que cumplía con su trabajo y su familia y otra en la que mató a las cuatro mujeres a las que consideraba “sin valor”.

Melissa Ramírez de 29 años, Guiselda Cantú y Janelle Ortiz, ambas de 28, así como Claudine Luera de 42 murieron a manos del hombre que trabajaba como un agente federal.

Los asesinatos ocurrieron prácticamente uno tras otro y las autoridades del Condado Webb estaban desconcertadas hasta que una de sus víctimas logró salir del vehículo donde el agente la tenía y corrió  hacía una patrulla policiaca a cuyo agente contó lo ocurrido. El resto, es historia.

A muchas de ellas las conocía, pero a una más, Erika Peña, logró escapar de una muerte segura y lo denunció. Gracias a ella, el agente fue detenido y pronto tendrá una audiencia en corte en donde se definirá su futuro que para muchos estaría en Huntsville, la antesala de la muerte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.