Las construcciones y obras irregulares en la alcaldía de Miguel Hidalgo se acabarán durante la presente administración, prometió el titular de la demarcación, Víctor Hugo Romo.

En entrevista el alcalde confirmó que en los próximos días se realizará un observatorio ciudadano que estará encargado de supervisar todas las obras de corte irregular, un GPS de las alturas para poder detectar construcciones que rebasen la altura del nivel permitido y poder tomar las acciones correspondientes al mismo tiempo que una gendarmería del uso de suelo en el que 20 personas estarán encargadas de supervisar las obras desde el inicio hasta el final.

“No he abierto la ventanilla única para construcciones tipo B y C y voy a mantener la ventanilla cerrada hasta enero. No he permitido una sola construcción hasta que no tenga un censo de obras irregulares… y se le dé un proceder”.

Es importante reconocer que en el sexenio pasado se tuvo una visión de mercantilizar el espacio público, de ofrecer altura para obtener beneficios y el órgano que le corresponde la tutela del uso de suelo, no hubo control. Se construyeron muchas plazas comerciales, se sobredimensionó y se dejó atrás los planes parciales pactando con los tribunales dictámenes a modo para que se pudieran permitir construcciones.

Romo advirtió que actualmente, el alcalde puede verificar, sancionar, ejecutar en materia de uso de suelo sin necesidad del gobierno de la ciudad de México. Había limitaciones en el pasado de carácter legal… hoy ya es concurrente, hoy no hay pretexto, señaló.

“Los parquímetros se han convertido en un mal necesario” Víctor Hugo Romo señala que los parquímetros se han convertido en un mal necesario. Tienen mucho desorden, dicen que tienen estacionamientos y no los llevan a los estacionamientos, los dejan en vía pública y es donde infringen y violan la ley.

Vamos a actuar con prontitud, mañana citamos a los dueños de ballets y vamos a meterles reglas claras y fuertes y si no los vamos a disponer al ministerio público o el juez cívico. De la recaudación de los mismos indica que se obtuvo un total de 300 millones de pesos mismos que denuncia están en el limbo.

“Resulta que desde 2016, 17 y 18 no se ha invertido nada.

El 30% de lo que recauda el parquímetro de casa peso, tendría que estar en la colonia… pero no hay tales recursos. El dinero está jineteado en la secretaría de finanzas” Se comprometió a pedir a la Secretaria de Finanzas un estado de cuenta de los años anteriores sumados y denuncia que hay 204 millones de pesos en el limbo y reflexiona si el sistema de parquímetro sirve.

Critica que “sirve como negocio como las fotomultas. Están hinchando las bolsas del sector privado, pero no se ve ningún beneficio de cortejo social y le estás prestando la calle pública, el espacio de todos para que alguien se vuelva multimillonario”.

Por ello se compromete a la revisión de los contratos y la revisión al código fiscal de qué dependencia tiene que juntar los proyectos y los recursos de la contraprestación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.