Alcanzar las estrellas ha sido uno de los principales sueños de la humanidad, pero hasta que sea posible, sólo recolectaremos en nuestro planeta los fragmentos y el polvo que nos llega desde el espacio sideral.

Al respecto, Julieta Fierro, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM, dijo que las estrellas fugaces son objetos que vienen del espacio, caen en la Tierra, se friccionan con el aire, se calientan, y al mismo tiempo, calientan la luz alrededor y se ven como una estrella en el cielo.

Cuando estos fragmentos son rocas grandes como los meteoritos, en ocasiones producen un impacto y arrojan materia de desecho al entorno, añadió la académica universitaria.

A veces, estos objetos sobreviven a la travesía de la atmósfera y producen un impacto y materia de desecho. Cuando el meteorito es metálico, parte de sus restos pueden ser de hierro o níquel, “y si pasamos un imán por la vecindad, podríamos atrapar pequeñitas cantidades de su material”, concluyó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.