La metrópoli es la única entidad en elaborar informe anual de calidad del aire

La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), aseguró que la gestión de la calidad del aire se ha convertido en uno de los retos más importantes para la Ciudad de México, que es la única entidad que publica un análisis pormenorizado denominado “Informe 2017 de la Calidad del Aire en la CDMX”.

La Sedema mencionó que los desafíos de esta administración se afrontaron mediante evidencia científica reciente y la mejora de herramientas tradicionales de gestión ambiental, por lo que se priorizó la inversión en auditar y mejorar el inventario de emisiones, dotar de más equipos de monitoreo en tiempo real y de monitoreo de carbono negro.

También se realizaron campañas con sensor remoto para compuestos orgánicos volátiles y se invirtió en patrullas de vigilancia ambiental, también se creó el centro de vigilancia remota de los Centros de Verificación Vehicular sin escatimar recursos.

Explicó que el informe es un instrumento de difusión y consulta dirigido, principalmente a la población de la CDMX y área conurbada, de manera que sea útil para los especialistas, tomadores de decisiones, expertos e interesados en el tema al establecer y operar sistemas de monitoreo y emitir un Pronóstico de la Calidad del Aire en forma diaria y expedita, en función de los sistemas meteorológicos.

Asimismo, la capital es la única entidad que publica cada dos años su Inventario de Emisiones, actualizado y reconocido a nivel internacional, además se ha garantizado la permanente difusión de la información de la calidad del aire con los mejores recursos informáticos disponibles que permiten un acceso rápido y oportuno al pronóstico.

Indicó, las concentraciones de contaminantes medidos en el aire ambiente se comparan con los valores límite descritos en las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) de Salud Ambiental, expedidas por la Secretaría de Salud. En 2017, las concentraciones de dióxido de azufre, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y plomo se mantuvieron por debajo de las concentraciones límite requeridas por la NOM, no así sucedió con el ozono y las partículas menores a 10 ?m (PM10) y a 2.5 ?m (PM 2.5) que superaron los valores recomendados.

Refirió, para ozono las condiciones meteorológicas predominantes en marzo y abril mitigaron la presencia de episodios de contaminación en la temporada de ozono y solo se presentó un episodio severo de estabilidad atmosférica durante mayo.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.