Suspenden final de Copa Libertadores entre Boca y River

La Conmebol suspendió hoy la final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate al considerar que no están dadas las condiciones para jugar el partido después del escándalo que estalló la víspera por episodios de violencia y que continuó durante este domingo.

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, confirmó la postergación del esperado encuentro que ayer mutó de espíritu festivo a pura preocupación e incertidumbre luego de que hinchas de River agredieran a pedradas el autobús que trasladaba a los jugadores de Boca.

“No están dadas las condiciones y por el bien del espectáculo se tomó esta decisión”, explicó el dirigente al advertir que todavía no hay una nueva fecha para disputar la final.

La decisión la tomarán la Conmebol y las dirigencias de Boca Juniors y River Plate en una reunión que se llevará a cabo el próximo martes en Asunción (Paraguay) y que estará rodeada de reclamos y tensión.

La final que estaba prevista para disputarse el sábado se tuvo que reprogramar para hoy ante los reclamos de ambos clubes, pero las quejas y denuncias por el fallido operativo de seguridad, más el estado de salud de varios de los jugadores de Boca, obligaron a cancelar de nuevo el partido.

Al mediodía, cuando faltaban cinco horas para que comenzara el encuentro, Boca Juniors advirtió en un comunicado que, después de las heridas que sufrieron varios de sus jugadores, no estaban en igualdad de condiciones con River Plate para salir a la cancha.

Cuando Boca pidió suspender la final, la clausura que sufrió ayer el Estadio Monumental ya había sido levantada y los hinchas comenzaban a llegar, aunque no de manera masiva ya que el bochorno les quitó a muchos las ganas de disfrutar o celebrar un resultado.

En respuesta al comunicado xeneize, River Plate emitió otro en el que anticipó que aceptaría la decisión que tomara la Conmebol, el máximo organismo del futbol sudamericano que ayer, a pesar de la violencia desatada y con futbolistas heridos, presionó hasta último momento para que el partido se realizara.

Mientras los hinchas de River abandonaban por segundo día consecutivo el Estadio sin haber podido ver un partido, el jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que realizará una investigación “a fondo” para saber por qué falló el operativo de seguridad.

“Vamos a ver qué se podía haber hecho mejor, pero es muy difícil lucha contra la estupidez humana, cuando vemos a una señora poniéndole bengalas a un niño de cinco año o energúmenos aventando piedras, eso es estupidez humana”, lamentó.

El jefe de Gobierno agregó que no estaba de acuerdo con los editoriales que generalizan y adjudican la barbarie a toda la sociedad argentina, ya que, recordó, más de 60 mil personas entraron ayer de manera pacífica al Monumental.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.