Los besos son uno de los actos más románticos en la mayoría de las culturas, cientos de novelas y películas tienen escenas completas dedicadas a este momento. Pero, ¿te ha puesto a pensar qué sucede cuando das un beso?, y, ¿por qué es tan satisfactorio hacerlo?

¿Qué pasa en el cuerpo cuando besamos?

Lo primero que sucede es que el cerebro aumenta la sensibilidad labial y comienza a liberar tres químicos principales: dopamina, oxitocina y serotonina. Estas sustancias provocan la sensación de placer.

De hecho, la dopamina que se libera durante un beso tiene el mismo efecto en el cerebro que algunas drogas como la cocaína y la heroína. La oxitocina, conocida como la hormona del amor, facilita el sentimiento de apego.

La serotonina es muy importante al momento de regular las emociones. Además está relacionada con la sexualidad, el apetito y el sueño. Este neurotransmisor puede ser el causante de que una personas se obsesione con otra.

¿Qué pasa con los labios?

Son la zona erógena más expuesta del cuerpo, están llenos de terminaciones nerviosas que envían miles de señales al cerebro para ayudarle a decidir qué sucederá después o si es la persona adecuada para besar.

¿Por qué se cierran los ojos?

Se cree que una de las razones es porque las pupilas se dilatan notablemente. Además, de este modo el cerebro presta mayor atención a otros sentidos, como el tacto y el olfato.

¿Por qué se disfruta más con algunas personas que con otras?

Resulta que existe una explicación científica de por qué besar no funciona con cualquier persona. Los sentidos están alerta sobre cada detalle de esa persona a la que has decidido besar. Un grupo de genes llamados el complejo mayor de histocompatibilidad (o MHC por sus siglas en inglés) forman parte del sistema inmunológico y se encargan de dar el olor de cada persona.

Así que es más que solo el contacto con los labios, el olor de la persona e incluso su genética hacen que ese sea atractiva o no al momento de besar.

¿Cómo influye el olor?

Más allá del perfume o aliento, cada persona tiene un aroma natural que ayuda al cuerpo a descifrar si el ADN del compañero es compatible con el propio. Cuando el MHC de dos personas es diferente, es muy probable que se sientan atraídos. El cuerpo es tan inteligente, que sabe si estas dos personas tuvieran un bebé, su sistema inmune sería diverso y por lo tanto tendría mejores posibilidades de combatir enfermedades.

Así que la siguiente vez que quieras besar a alguien, debes saber que cada gen de tu cuerpo está reaccionando para que te acerques a esa persona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.