En los últimos meses, se han escuchado rumores acerca de su regreso. El mundo está lleno de amantes de este viejo clásico, y finalmente, tenemos una respuesta acerca de su comeback. Pero ojo, ¡no hay que emocionarse! Por muchos restauradores que existan y que se dediquen a dejar a los originales como nuevos, la compañía que lo fabricó inicialmente, es decir, Volkswagen, ha dicho que no harán más modelos. Es por eso que Memminger, una empresa también de Alemania dedicada a su restauración, ha sacado un nuevo auto basado en el vocho.

Comenzó operaciones en 1992 y hasta la fecha sigue vigente. Lo que hacen, es tomar las piezas y la base de VW Sedán para hacer una interpretación moderna del Beetle, como se conoce mundialmente. Lo llaman el Memminger Roadster 2.7 y aunque está basado en el original, dista mucho de lo que conocemos.  Antes que nada, extendió la distancia entre sus ejes; además, se hizo mas ancho y se redujo el largo total. Todo esto tiene una razón de ser, y es para poder tener espacio para el motor, que es central, de 2.7 litros a cuatro cilindros. Es convertible y solamente cuenta con espacio para dos personas.

Los frenos se cambiaron por un disco, que proviene de un 911, la suspensión se modificó y los rines de 18 pulgadas dan la oportunidad a unas llantas mas anchas. Aunque no hay datos específicos, se piensa que podría alcanzar los 200 kilómetros por hora sin problema. El vocho original no pasaba de los 100 k/h así que es un upgrade importante. Pesando 800 kilos, hacen de la experiencia de manejar un escarabajo algo divertido. Memminger presentó el auto listo y construido sobre la base de un Käfer Cabrio. La producción será limitada, de tan solo 20 unidades, ya que hacerlo cuesta varios miles de dólares. Por el momento, tan solo es un prototipo, pero se cree que el precio seguramente rondará alrededor de los seis ceros.

One comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.