BIALIK.jpg

Por: Raquel Bialik

Todo aquello que tiene un carácter crónico de larga duración en el tiempo. Ah, el tiempo, CRONOS…

Asociamos el término, casi siempre con algunas enfermedades, como las cardiovasculares, la diabetes, hipertensión, asma, artritis, insomnio. La cronicidad no necesariamente tiene que ver con la gravedad. Podemos padecer de cansancio crónico, apatía, estrés y/o dolores crónicos como las fibromialgias.   Cronicidad y pluripatología. Enfermedades crónico-degenerativas. Trastornos de distinta índole que nos consumen y modifican nuestra calidad de vida. Conllevan efectos y consecuencias,  que debemos atender para evitar que empeoren con el transcurso del tiempo. Y atender significa adoptar un papel activo en su tratamiento. Involucrarse personalmente.

Sí, se trata de eventos crónicos. Sucesos de prolongada duración. Pero eventos crónicos no sólo tienen que ver con la salud-enfermedad. Son situaciones, de distinta índole que acontecen a lo largo de la vida, como pueden ser las relaciones sociales, incluyendo en éstas, las familiares y laborales. Excepto por los encuentros efímeros, las relaciones sociales también son crónicas, perdurables, y, como tales, también debemos actuar sobre ellas definiendo y dirigiéndolas.

Cronos, de la mitología y filosofía griegas, con una connotación sobre todo cuantitativa, del tiempo secuencial, cronológico.Pero existe igualmente el concepto de Kairos que representa un lapso indeterminado en que las cosas especiales suceden o, las hacemos suceder. Es un tiempo oportuno, y adecuado para captar y hacer. Estar en Kairos es estar en tu máxima plenitud de explorar el aquí, el ahora, de lo que puedes hacer con lo que está sucediendo.

El tradicional concepto de que, ¨el tiempo vacío es tiempo perdido¨, y seguimos presionándonos y ocupándonos para llenar ese tiempo vacío y crear resultados visibles y comprobables en el tiempo de Cronos. Esa carrera que no se detiene, ¿a qué nos conduce? ¿a más estrés crónico… y las otras patologías crónicas mencionadas?

Que lo crónico, no se vuelva principalmente en mera rutina, aburrida, habitual, desmotivante y nociva, como se le asocia con las enfermedades. Lo crónico también tiene su gran lado positivo: el que nos es familiar, continúa, avanza y también se modifica.

Así como existe el término de cronicidad, relativo a lo crónico, acabo de enterarme del término que permita hacerlo con el Kairos. Y es, kairicidad.

Pues utilicémoslo en nuestros estilos de vida y pensamiento dejando que convivan equilibradamente nuestro Cronos con más momentos Kairos, para que nuestra vida esté más llena de momentos que de tiempo…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.