CORZO.jpg

El PAN parece que anda mal y de malas, porque ya les anularon la elección de Monterrey, para miembros del Ayuntamiento, que en términos técnicos era un gran triunfo para ellos, además, se desistieron de un litigio que entablaron contra el candidato independiente de San Pedro (quizá lo mejor era no iniciarlo), hecho que les trajo el desencanto de la candidata Rebeca Clouthier Carrillo, y que, al final es un conflicto más en su larga lista de desencuentros, al que podemos agregar, la amenaza de Felipe Calderón, figura emblemática del blanquiazul, quien sostuvo que en caso de no resultar ganador Gómez Morín, el formará un nuevo partido político, esto es como la crónica de una desintegración fatal que los abruma.

Entre litigios electorales, multas y conflictos internos de índole político, el blanquiazul, parece predestinado a la desaparición, ya que, sus líderes siguen en la misma vertiente, acordar en lo oscurito, poner de candidatos a sus familiares, amigos, etc. Todo sigue igual, al parecer para estos panistas los resultados electorales del pasado mes de julio, no son algo dignos de tomar en cuenta, no han reflexionado que AMLO, logró más del 50% de los votos y ellos, en una votación histórica, menos de la mitad de los votos que encabezó AMLO.

Ahora, se envuelven en una bandera de no dejar que Maduro llegue a la toma de protesta de AMLO, cuando en realidad debería volver a sus bases o revisar sus estatutos y principios de doctrina, los cuales se erigen sobre la política democrática cristiana, el humanismo, la solidaridad, subsidiariedad, que en teoría suenan bien, pero en la práctica han sido pisoteados por cabecillas, que hoy, debería concientizar del momento histórico e implementar prácticas democráticas sanas, dejar el dedazo e imponer a sus afines a costa del interés general.

Para finalizar este drama Azul, si a todo esto agregamos que el TEPJF, ha exhibido una vez a la Comisión de Justicia del Consejo Nacional del PAN, que declararon infundados los juicios de inconformidad partidista presentados por Eufrosina Cruz Mendoza, Ernesto Javier Cordero Arroyo y Jorge Luis Lavalle Maury, para controvertir su expulsión del citado partido político, y ordenó su devolución a dicho órgano para que emita nuevas resoluciones, esto es lo que se conoce como una sentencia para efectos, pero en realidad, lo hace porque se acreditó que existen serias anomalías procesales contrarias a los principio de seguridad y certeza jurídica de quienes se quejaron ante dicha comisión, en pocas palabras, hicieron mal su trabajo violando garantías procesales. Además, multó con $ 16,120.00 pesos a Anaya, ex dirigente del PAN y candidato a la Presidencia de la República, por calumniar al José María Riobóo durante su campaña y el tercer debate presidencial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.