Es imperativo acabar con los privilegios de la clase política y la apropiación indebida de los recursos que sólo favorecen intereses personales de funcionarios y empleados públicos, mediante la Ley de Austeridad de la Ciudad de México, afirmó la diputada de Morena, Ernestina Godoy Ramos.

La coordinadora del Grupo Parlamentario de Morena en el Congreso de la Ciudad de México al presentar una iniciativa que expide esa legislación, consideró que hoy los ciudadanos exigen recuperar la esencia de la función pública como un medio para servirles y mejorar su vida.

En ese sentido, explicó que la Ley de Austeridad tiene por objetivo aplicar medidas de austeridad en la programación y ejecución del gasto en los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como en las 16 alcaldías y todos los entes públicos de la capital del país.

“Esta iniciativa es un antídoto contra la adicción al dinero de clase política. El servicio público no es para enriquecerse; se trata de desterrar el pensamiento profundo de gobernantes y gobernados, la máxima cultural del priismo: ‘un político pobre es un pobre político’, porque ahí radica el origen de buena parte de los males de esta nación”, apuntó.

En la sesión ordinaria de este martes, Godoy Ramos criticó a los funcionarios públicos que se escandalizan cuando algunos contratos colectivos establecen prestaciones superiores a la ley.

Sin embargo, reclamó, no escatiman recursos para sostener regímenes especiales de pensiones, compensaciones, gratificaciones, bonos, prestaciones y privilegios para consentirse.

Al respecto, la legisladora subrayó que hay quienes se oponen e indignan ante la cancelación de los seguros de gastos médicos privados y esgrimen que el ahorro que ello significa es marginal, insignificante y que tiene poco impacto en el presupuesto público.

“Ello no justifica el uso de recursos públicos para sostener ese privilegio a una pequeña cantidad de servidores públicos”, sostuvo la también Presidenta de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) del Congreso local.

En tribuna, indicó que dicha iniciativa busca dignificar al Congreso capitalino frente los ciudadanos; revalorar la función social de los legisladores, y alejar la imagen de abuso y apropiación de recursos esenciales, con el propósito de beneficiar a los ciudadanos.

La diputada Ernestina Godoy manifestó que el dispendio es una forma sofisticada de corrupción; sabe disfrazarse de necesidad; de vehículos de lujo, pago de alimentos, combustible, servicios de telefonía; obra pública, convenios y remodelación de oficinas, entre otros.

Destacó que la iniciativa va encaminada a no crear plazas adicionales a las autorizadas en el Presupuesto de Egresos; restricción a la creación de empleos por honorarios; restringir servicios de escolta y blindaje automotriz; transparentar relaciones entre contratistas y servidores públicos, y la revisión aleatoria de declaraciones patrimoniales, fiscales y de interés.

Los servidores públicos, advirtió la legisladora, no recibirán prestaciones adicionales, bonos, pago por productividad o cualquier otra remuneración que no haya sido previamente presupuestada, y se cancelarán las partidas destinadas a la contratación de gastos médicos privados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.