El presidente electo Andrés Manuel López Obrador aseguró que “la libertad de expresión debe ser una garantía para todos, por lo que en una sociedad democrática debe darse el diálogo en un marco de respeto y libertades plenas”.

Al referirse a lo publicado en una revista el pasado fin de semana, manifestó que  “es normal, así es la libertad, así es la democracia. Es pluralidad, es libertad de expresión, no es pensamiento único, y yo no aspiro a ser un dictador, aspiro a representar una república democrática, el nuevo gobierno federal se conducirá con pleno respeto a la libertad de prensa y de expresión, disentir es otra de las libertades que también deben respetarse”.

Indicó, “la libertad implica mensajes de ida y vuelta porque se habla mucho de la libertad de expresión y se niega la posibilidad de la réplica. Quisieran estarnos cuestionando y [nosotros] quedarnos callados. No, no va a ser así. Por ello, se  hará valer el derecho a opinar, tenemos que debatir de manera respetuosa, pero tiene que haber diálogo circular y tiene que haber libertades plenas para todos, para los que critican en los medios y el que es criticado que tenga el derecho a la réplica. Yo voy a ejercer siempre ese derecho y que nadie se sienta ofendido, lo voy a hacer siempre de manera respetuosa”.

Confirmó que su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller no ejercerá como primera dama, por lo que dicho cargo honorario desaparecerá a partir del 1° de diciembre, “no va a haber primera dama. Beatriz se va a seguir dedicando a lo mismo, es investigadora, es una mujer con criterio”.

El próximo jefe del Ejecutivo federal informó que la Cuarta Transformación es un cambio verdadero que se dará de manera pacífica y estructural, “ya empezamos a cambiar las cosas, esto produce nerviosismo, inquieta, pero no va a suceder nada, no hay nada que temer; el cambio va a ser ordenado, profundo pero pacífico, vamos al cambio por el camino de la concordia”.

Aseveró, “con la mayoría en el Congreso de la Unión, hoy es una realidad que el tope máximo de salario a funcionarios públicos será el sueldo del primer mandatario, quien obtendrá 60 por ciento menos de lo que recibe el actual presidente en funciones. El ajuste incluye la eliminación de compensaciones, partidas presupuestales para protocolo, ceremonial y todos los privilegios y fueros para funcionarios, con lo cual será posible juzgar al mismo presidente”.

Sostuvo, “es un hecho la cancelación de pensiones para expresidentes y la reasignación del personal del Estado Mayor Presidencial (EMP) a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), así como la decisión de que Los Pinos pertenezca al Bosque de Chapultepec y se convierta en un espacio para las artes y la cultura en beneficio del pueblo de México”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.