Tras la decisión que se tomó de la consulta para la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco, para algunos analistas políticos la decisión del nuevo gobierno federal es catalogado como el más grande error de López Obrador, porque aún no se ha pensado en el futuro de esos terrenos, comuneros de Atenco reclaman la devolución de sus predios que a decir de ellos les fueron arrebatados ilícitamente por el gobierno federal, de  haber continuado con el NAIM, correspondería a López Obrador y a la futura jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, decidir el mejor uso para este terreno, oportunidad que también se perdió al cancelar Texcoco.

Dichas obras en Texcoco, según el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), llevan un avance global de 32.9 %, y su cancelación provocaría la pérdida de unos 120 mil millones de pesos. López Obrador planteó una posibilidad para los terrenos de Texcoco una vez que se frenen las obras, construir “un gran centro ecológico y deportivo”.

En ese sentido, el futuro titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), Javier Jiménez Espriú, anunció que próximamente se establecerá una mesa de análisis, con expertos de disciplinas diversas y con ciudadanos, “para decidir el destino del predio del polígono de Texcoco y el posible aprovechamiento de la infraestructura ya construida”.

López Obrador sin mostrar pruebas y basado más en su populismo, dice que en esos terrenos se quería construir un nuevo Santa Fe, que algunos empresarios querían a como diera lugar ese sitio para edificar sus proyectos que les dejarían redituables ganancias.

Parque ecológico sería la opción para el terreno de Texcoco

El próximo titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador manifestó que su equipo consultará con expertos y ciudadanos la posibilidad de que el terreno que ocupa el NAIM se convierta en un parque ecológico. Mientras que ambientalistas han hecho un llamado para que formalmente la zona sea considerada Área Natural Protegida a nivel federal.

López Obrador, expuso “desde luego que tenemos que rescatar el lago. Durante muchos años, décadas (ha costado) recuperar el lago, y ahora, por la construcción del NAIM, se le tenía que quitar el agua a los patos; se iba a terminar con el lago para que tuviera otro uso, se iba analizar si se esta zona se convierte en un parque ecológico, en beneficio del ambiente y del deporte. Es un espacio importante, gran centro ecológico para la Ciudad de México y el Estado de México”.

Grupos de ambientalistas y activistas manifestaron su apoyo a esta decisión, ya que para realizar la construcción del NAIM era necesario secar el lago Nabor Carrillo que está a tres kilómetros de distancia, es un área de agua artificial de 903 hectáreas –con capacidad para almacenar 36 millones de metros cúbicos de agua– cuya finalidad es captar agua de lluvia y funcionar como vaso regulador, además de que es hogar de más de 150 especies de aves locales y migratorias.

Aseveraron, “de esta manera se salva el Lago Nabor Carrillo y no se van a ahuyentar los patos, las aves, eso es un triunfo para el movimiento ambientalista”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.