Todos los años, la organización Gay & Lesbian Alliance Against Defamation (GLAAD) emite un informe de observación de las minorías LGBTI+ para la televisión estadounidense. Este año, tras los movimientos sociales y a pesar de la presidencia de Donald Trump y su equipo conservador, la representación de la comunidad en las series ha sido mucho más diversa.

El aumento en las cifras de 2018 se debe, principalmente, a las series Pose y Supergirl. Este incremento constituye un nuevo récord: de los 857 protagonistas en la ficción estadounidense de todas las redes, canales de TV de paga y plataformas de streaming (Netflix, Hulu, Amazon), el 8.8% de los personajes regulares en la serie son LGBTI+, en comparación con el 6.4% del año pasado.

Cabe destacar también que, por primera vez, se ha respetado completamente la paridad entre hombres y mujeres. Otro dato nunca antes visto es el porcentaje de personajes de otras etnias (50%) en comparación con los blancos (49%) en la minoría LGBTI+ en la televisión. La presidenta de GLAAD, Sarah Kate Ellis, comentó al respecto:

“Cuando vemos que la máxima autoridad de los EE.UU. carece de autoridad moral, es destacable ver a Hollywood adoptar una postura y llenar ese vacío a través de las historias que cuenta. Yo creo que existe una correlación directa entre ambas cosas”.

Este año, GLAAD ha contado 26 personajes transgénero que aparecen con regularidad en las series estadounidenses. Como se mencionó anteriormente, Pose, transmitida por FX, rompió todos los récords de inclusividad con el mayor número de actores y actrices transgénero jamás vistos en una serie.

Por su parte, Supergirl recientemente presentó en la pantalla a la primera superheroína transgénero, Nia Nal, interpretada por la joven actriz Nicole Maines. El episodio de su “coming out” con su jefe Jimmy Olsen fue tratado con mucha naturalidad y estuvo acompañado de un bello mensaje político.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.