El costo oficial para sepultar a una persona en los 118 panteones de la Ciudad de México va de los 79 pesos, en un cementerio público, a los siete mil 500, en uno concesionado, pero, debido a la discrecionalidad e injerencia directa entre administradores de estos, autoridades de las 16 alcaldías y funerarias, este precio puede superar los 20 mil pesos.

Además, en la capital del país no existe una certeza de cuántas fosas disponibles se tienen en cada una de las alcaldías, ya que esta información no es pública y se maneja de manera reservada.

El Gobierno local no tiene control de la administración de panteones, y su mayor injerencia consiste en recabar las estadísticas de inhumaciones y refrendo y regularización de perpetuidades que dejaron de otorgarse en 1974.

La administración y cobros recaen en las alcaldías, patronatos vecinales y concesionarios de algunos cementerios.

“Al ser panteones vecinales, sale ya de nuestra competencia la verificación de este tipo de situaciones; sin embargo, tenemos una facultad de revisarlas de manera aleatoria, pero ya, al ser un panteón vecinal, la injerencia completa de este tipo de investigaciones compete a las entonces delegaciones, hoy alcaldías”, expuso en entrevista con Excélsior Ricardo García Monroy, subdirector de Estudios Legislativos y Publicaciones, ente responsable de los cementerios de la ciudad.

García Monroy reiteró que los patronatos y alcaldías llevan directamente la administración y utilización de este tipo de panteones, ya que tampoco existe una tarifa estandarizada para poder sepultar a una persona.

El costo por una inhumación en un panteón general, delegacional o vecinal puede variar de acuerdo a su ubicación y demarcación, no existe una tarifa fija; con base en la página de Trámites CDMX, su precio se establece en un “instrumento emitido por el titular de la delegación (alcaldía)”, en el que se fijan las cuotas por ingresos que se recauden por concepto de aprovechamientos y productos, publicado en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México de manera anual y puede ser variable.

Conforme a costos consultados en cementerios de las alcaldías Xochimilco, Gustavo A. Madero e Iztapalapa, éste es de 79 pesos por el simple trámite de inhumación.

En la mayoría de los casos, los deudos tienen que realizar pagos extras que no son registrados ni pueden ser auditados, los cuales pueden ser, en los panteones generales, delegacionales y vecinales, de cinco a nueve mil pesos.

En un panteón concesionado, como el Francés, estos pueden superar los 20 mil pesos; para comprar una fosa a perpetuidad tiene un costo total de siete mil 465 pesos, que incluye construcción de nicho y lápida, conforme a la tabla de tarifas publicada en la Gaceta Oficial del 20 de diciembre de 2016.

En el panteón Francés, uno de los sepultureros comentó que no tenían perpetuidades disponibles, pero podría “ayudar con el administrador, pero serían entre 20 y 22 mil pesos”, contando lápida, nicho y letras.

Piden créditos

Hace una semana, Martha N. acudió al panteón Guadalupe Hidalgo, localizado en la calle General Pedro María Anaya 10, colonia Martín Carrera, en la alcaldía de Gustavo A. Madero, para entregar el pago de una inhumación por un familiar fallecido; al iniciar el trámite, fue recibida por la administradora de este panteón delegacional (alcaldía), Claudia Navarro Alcázar, quien presuntamente le solicitó nueve mil pesos para poder sepultar a su familiar.

“Estoy muy desilusionada por el trato que he recibido, es inhumano, no sé qué es lo que voy a hacer; vine a pedir un servicio aquí al panteón Guadalupe Hidalgo, y la señora Claudia, la administradora, me pedía, de entrada, nueve mil pesos para poder traer a mi familiar, y no es justo porque entré a la página de internet y vi que el servicio cuesta 79 pesos, cualquiera se puede meter a la página y puede ver que incluso trae un número de cuenta de Bancomer, para hacer el depósito y llevar el baucher, pero esa señora me dice que no, que tengo mal la información, que son nueve mil pesos”.

Martha no pudo resolver el sepelio de su familiar ni sepultarlo en ese panteón, sino en el de San Isidro, en Azcapotzalco, donde el costo fue de tres mil pesos; ella tuvo que solicitar un crédito bancario por esa cantidad para los gastos fúnebres.

Sobre esta acusación, Claudia Navarro negó las imputaciones, mostró los formularios de pago y la tabla de tarifas que está en la entrada de su oficina.

“Estas son todas la inhumaciones de este mes, y si usted se da cuenta en este mes cuánto voy a reportar: 13 mil 467 pesos. ¿Usted cree que voy a cobrar nueve mil?, ni siquiera”, expuso, y al cuestionarle que corrompían a funcionarios de ese panteón, lo calificó de “una tontería”.

“Por fuera no hay nada de eso, que yo sepa no, porque los usuarios vienen conmigo”, reiteró la funcionaria.

Más de 60 mil muertes al año

Anualmente, existen un promedio de 62 mil muertes en la Ciudad de México, conforme a las estadísticas de la Dirección de Estudios Legislativos y Publicaciones, y existe una disponibilidad de 77 mil fosas.

“Aproximadamente tenemos, entre los delegacionales (alcaldías), los civiles y los generales, 67 mil fosas disponibles, adicionalmente en los concesionados tenemos un número aproximado de 10 mil; hay ese espacio disponible para que puedan ser inhumados los restos de las personas”, aseguró Ricardo García Monroy.

Al cuestionarlo respecto a que anualmente existen 62 mil defunciones, comentó que debido a la demanda de fosas se está incrementado la cultura de la cremación.

Actualmente, detalló García Monroy, hay 118 panteones en la Ciudad de México, divididos en delegacionales (alcaldías), vecinales, generales y concesionados.

Son 15, cuya administración corresponde a las alcaldías, y 82 vecinales, en estos dos primeros se podrían inhumar personas pertenecientes a dichos lugares; de igual forma, hay 14 concesionados, los cuales son administrados por personas físicas o morales, a las cuales se les otorga una concesión para la prestación de este servicio, y siete generales, donde puede sepultarse a cualquier persona de la ciudad.

El funcionario señaló que, a partir de 1975, se dejaron de otorgar perpetuidades; en la actualidad, en la mayoría de los panteones, se otorgan títulos a temporalidad de conformidad con lo que establece la normatividad vigente a través del Reglamento de Cementerios.

Resucitarán ley de panteones

Hace cinco años, fue presentada en la entonces Asamblea Legislativa la Ley de Cementerios, en ese entonces, del Distrito Federal por Víctor Hugo Lobo Román, misma que buscaba regular a todos los panteones y hacer pública su información sobre el número real de fosas, costos estandarizados y también censar a las funerarias, para que estén sujetas a las normas de salud.

“Hay que recordar que la regulación actual data de 1984, mediante un reglamento; no ha habido una ley que regule con esa fortaleza todo lo que tienen que ver evidentemente con todos los restos con todos los ciudadanos de esta capital y algunos otros, que por supuesto toman la decisión de estar en algunos de los 118 cementerios que tiene la Ciudad de México, y tenemos que darle certeza jurídica”, recordó el diputado del Congreso de la Ciudad de México.

Esta ley, según Lobo Román, quedó pendiente de ser publicada en la Gaceta Oficial, y mañana nuevamente será expuesta en tribuna para agilizar este procedimiento.

El exjefe delegacional en Gustavo A. Madero reconoció que en las alcaldías y, sobre todo, las nuevas autoridades en dicha demarcación, están fomentando actos de corrupción en los panteones.

“No tienen en sus páginas de internet esos padrones, de qué panteones se cuentan, cuántas fosas están libres y cuántas más se dan cada mes, se informa de las que han perdido ya la vigencia de la perpetuidad, y ya sea que los familiares vayan a refrendarlo o vayan a recoger los restos de los ciudadanos; prácticamente son muy pocos ya los espacios libres”, mencionó.

Víctor Hugo Lobo reiteró que uno de los grandes problemas en este tema es la responsabilidad que tienen las alcaldías para poder normar este uso, el cual no ha sido planificado y sigue siendo una caja chica para autoridades y administradores de los cementerios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.