• Es parte del Daño Patrimonial en contra de 12,004 trabajadores; AMLO debe reivindicarse con los ex ruteros de la 100
  • Justa es la demanda porque han luchado contra gobiernos insensibles dejando crecer un conflicto que debieron resolver hace años
  • Demandan a López Obrador que no le aplique ningún decreto de amnistía a Ricardo Barco y Gabino Camacho, porque hace más de 23 años fueron los artífices para que desapareciera esta empresa urbana mexicana orgullo de Latinoamérica

 

BLAS A. BUENDÍA
Reportero Free Lance
blasalejo@yahoo.com

Una vez que haya rendido protesta constitucional y asumir el cargo de mayor responsabilidad de la nación al configurarse como nuevo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador tiene la mejor oportunidad de su vida para reivindicarse con la clase trabajadora y dar solución, de forma prioritaria, al conflicto de la ex Ruta-100 cuya lucha ya tiene más de 23 años sin solución.

Con el poder presidencial en sus manos, el político tabasqueño tendrá la factibilidad de ser el “dueño y mandamás” para procurar hacer justicia a todo esos rostros agrietados por el olvido gubernamental quienes en edad productiva, se convirtieron en su época en la mejor empresa camionera urbana orgullo de México ante los ojos de América Latina.

Al acusar la manipulación de los gobiernos priistas, panistas y perredistas para alargar el conflicto de la ex Ruta 100, el líder moral de la ex Ruta 100, Jorge Cuellar Valdez imploró al próximo Jefe del Ejecutivo federal tenga la mejor disposición para cumplir con los acuerdos que se establecieron en el Congreso de la Unión, quedando plasmados en la Cámara de Diputados, en el Senado de la República y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal –hoy ya constituido por la I Legislatura del Congreso de la Ciudad de México-, para la liquidación de los adeudos contraídos.

En entrevista con medios luego de celebrar un mitin en los exteriores de Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, lamentó que la pasividad y el olvido inducido por los gobiernos locales generaron un Daño Patrimonial a la ex Ruta 100, que asciende a más de mil millones de dólares, y destacó que ante la arrogancia de los funcionarios, se fueron creando grupos separatistas y castas de contrainsurgencias amparadas por las propias Mafias del Poder gubernamental de la supuesta izquierda.

Pese a los considerandos que han vertido tanto Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum Pardo quienes anunciaron que reciben un país y una ciudad en “quiebra”, eso no es justificación para que se cumplan con los acuerdos pactados desde las altas esferas del poder.

Aún con ese escenario, si bien los ex trabajadores de Ruta 100 reiteraron su demanda a López Obrador para que instruya a las autoridades laborales federales del país, a concretarse en saldar los adeudos que tiene el gobierno de la Ciudad de México que estará en manos de la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, “ya es hora de hacerle justicia a esos desvalidos trabajadores, toda vez que muchos de ellos, han ido desapareciendo por padecer enfermedades crónicas y degenerativas”.

“Justa es la demanda de los ruteros de la 100 porque han luchado contra gobiernos insensibles dejando crecer un conflicto que debieron resolver hace años”, puntualizó Cuellar Valdez para demandar a López Obrador que no le aplique ningún decreto de amnistía a Ricardo Barco y Gabino Camacho, porque hace más de 23 años fueron los artífices para que desapareciera esta empresa urbana mexicana orgullo de Latinoamérica.

Comentó que el grado de impunidad es tal, que López Obrador debe sacudirse de esa dupla de ladrones ya que, “si bien estamos viviendo la histórica Cuarta Transformación de la República” y con un nuevo Congreso local, ese tipo de empresas camioneras urbanas que simulan ser “paraestatales” que tienen más sellos de privatización, obtienen ganancias de tres a cuatro millones de pesos diarios sin reportarlos ante las autoridades hacendarias federales y la Tesorería del Gobierno de la Ciudad, urgiendo que se les aplique una exhaustiva auditoría.

“Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum Pardo no deben ser proteccionistas de ningún delincuente, ni que se les cruce por sus mentes convertirse en cómplices silenciosos, sino ejercer todo el poder de nuestras leyes para reactivar el ejercicio del Estado del Derecho hoy en día en plena decadencia, pero lo más apremiante, Cero Tolerancia para esos que han destrozado la vida de terceros en aras del enriquecimiento ilícito”, concluyó.

One comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.