Para comenzar esta Sobremesa les platico que el martes pasado en el Estoril, de Polanco, se dio cita ni más ni menos que Gabriela Cuevas, hoy diputada por Morena, con los hermanos ChaoAndrés, subsecretario de Gobernación –y parte del equipo de Eduardo Sánchez–, y Felipe, quien trabaja con los Vargas, en MVS.

Placeholder block

La comida habría sido porque Andrés siempre ha dicho que su sueño dorado es ser embajador, y se dijo: ‘¡Gaby seguro me puede ayudar!’ Ojalá y no lo haya pensado así, pues la legisladora morenista tiene CERO fuerza dentro del partido, ¿o la ven muy cercana a AMLO, Mario Delgado o al propio Marcelo Ebrard? Si dejó el PAN de Ricardo Anaya fue porque no la querían hacer legisladora, a pesar de hacerles manita de puerco (según ella) al ganar la presidencia de la Unión Interparlamentaria (UIP) para el periodo 2017-2020. Ah, y cómo dejar de recordar que si la obtuvo fue gracias al apoyo del canciller Videgaray, léase del PRI; leído lo anterior, ¡nadie sabe a ciencia cierta a quién responde!

Otra opción para la comida pudiera ser que Gabriela fue la que le vendió la idea a Andrés, que ella le podría ayudar a hacer realidad su sueño. Ahora bien, además les puedo platicar que Andrés Chao también es cercano a Durazo, porque trabajó con él cuando fue particular de Vicente Fox.

Por cierto, al publicar la foto en redes me llamó la atención que muchos tuiteros la criticaran porque no traía su nuevo look morenista, sino era la Gaby de siempre, la fifí, decían. Y que los amlovers se fueron como hilo de media diciendo que no habían votado por López Obrador para que se quedaran los amigos o cercanos al gobierno de EPN, y menos aún los de comunicación social, talón de Aquiles de esta administración.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.