• Rediseño Judicial

BLAS A. BUENDÍA

Reportero Free Lance

blasalejo@yahoo.com

Con mira de alturas, el magistrado civilista  Élfego Bautista Pardo hace referencia a la paradigmática reforma que el sistema político mexicano desarrolló al segmento del Aparato Judicial de la capital de la República en beneficio de la colectividad en momentos álgidos de seguridad que vive el país.

En sus análisis Así es el Derecho, el jurista hidalguense destaca que el pasado 17 de septiembre entró en vigor la Constitución Política de la Ciudad de México, la cual modifica la integración y funcionamiento del Poder Judicial de la Ciudad al depositarlo en el Tribunal Constitucional, en el Tribunal Superior de Justicia, en el Centro de Justicia Alternativa y de Conciliación, en el Consejo de la Judicatura, en el Organismo de Servicios Periciales y Forenses, en los juzgados y demás órganos que sean determinados por ley.

Y abunda: En ella se reconoce la máxima jerarquía normativa de los derechos humanos conforme a lo previsto en el artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como la implementación de los instrumentos internacionales, su armonización y adopción en el marco normativo de la Ciudad de México mediante el Tribunal Constitucional, máximo tribunal local de interpretación constitucional encargado de garantizar su defensa, integridad y supremacía, pues acorde a lo previsto, las autoridades jurisdiccionales ejercerán el control de constitucionalidad y convencionalidad, favoreciendo en todo tiempo la protección más amplia para las personas, y deja sin efecto normas contrarias a la Constitución Federal y a los derechos humanos reconocidos en tratados y jurisprudencia internacionales, en la propia Constitución local y en las leyes que de ella emanen.

El Tribunal Superior de Justicia contará con Sala Constitucional de carácter permanente, la cual será la máxima autoridad local en materia de interpretación de la Constitución Política de la Ciudad de México. Será la encargada de garantizar la defensa, integridad y supremacía de la Constitución y la integridad del sistema jurídico local, sin perjuicio de lo previsto en la Constitución Federal.

Sus resoluciones se tomarán por unanimidad o mayoría de votos.

Se integrará con siete magistrados, que no serán más de cuatro del mismo género, designados por el Pleno del Tribunal Superior de Justicia; durarán ocho años en el cargo.

Si son ratificados sólo podrán ser privados de sus puestos en los términos del Título Cuarto de la Constitución Federal y del Capítulo Segundo del Título Sexto de la Constitución local. Para la ratificación deberá observarse el mismo procedimiento que para la designación. Anualmente la Sala elegirá presidente de entre sus miembros.

Dentro de la competencia de esta Sala se encuentra conocer y resolver acciones de inconstitucionalidad, controversias constitucionales, acciones por omisión legislativa, acciones de cumplimiento contra titulares de los poderes públicos, organismos autónomos y alcaldías cuando se muestren renuentes a cumplir sus obligaciones constitucionales y las resoluciones judiciales.

No tendrá competencia respecto de recursos ordinarios contra resoluciones judiciales definitivas emitidas por otras Salas del Propio Tribunal de Justicia y conocerá del juicio de restitución obligatoria de derechos humanos, el que será interpuesto por la Comisión de Derechos Humanos de esta entidad en los términos que prevea la ley por recomendaciones aceptadas y no cumplidas, a fin de que se emitan medidas para su ejecución, concluye el Magistrado Élfego Bautista Pardo, titular de la Tercera Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

One comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.