BIALIK

Término acuñado por el antropólogo norteamericano Edward T. Hall en los años1960 , la proxémica es muy útil para entender las coordenadas espacio-temporales que utilizamos los seres tanto animales como humanos, para demarcar territorialidad, estudiar y entender cómo se establece la distancia ¨adecuada¨ para tener todo tipo de interacciones , los sistemas de restricciones sociales que están definidas por cada cultura y que es indispensable saber que se dan – consciente o inconscientemente- y que favorecen y facilitan u obstruyen la comunicación, particularmente la no- verbal.

Se refiere al empleo y percepción que los seres hacemos de nuestro espacio físico, de lo permitido y correcto para no sentirnos invadidos. Nos rodeamos de una ¨burbuja protectora¨ que consiste en demarcar nuestra zona corporal para que no nos agredan física y emocionalmente. ¿ Se han visto ustedes en situaciones como, dentro de un elevador, o un transporte público, donde, las personas se ven en la necesidad de acercarse cuerpo a cuerpo, donde realmente no cabe ¨ni un alfiler más¨, donde sentimos que nos falta el espacio para movernos, para respirar a gusto? Todos lo hemos vivido. Y es que se trata de distintos niveles para los cuales, a cada uno, y para las distintas interacciones , situaciones y comportamientos comunicativos  les corresponde una distancia diferente y  socialmente aprobada.

Está la distancia íntima (corporal) que los estudiosos delimitan entre los 15 y 45 centímetros y que es la más resguardada por cada persona, territorio personal inexpugnable, no traspasable y da sólo acceso a personas muy privilegiadas como al novio(a)/ cónyuge, bebés, a nuestro médico para permitirle revisarnos en consulta. Estas interacciones nos hacen sentir más vulnerables y procuramos que sólo se rebasen con nuestro consentimiento.

Otras situaciones definen otro tipo de distancias permisibles, como cuando interactuamos con personas afines- amigos, colaboradores laborales, y la distancia ¨correcta¨ se establece entre 46-120 centímetros ,según los estudiosos y, reiteramos, de acuerdo a cada cultura. Sabemos que culturas latinas (incluyendo italianos y franceses)  y árabes, somos más dados a la proximidad y apertura, a diferencia de culturas como las nórdicas y la norteamericana que ponen sus límites más distantes, empezando por el saludo.

Interacciones sociales en otros ámbitos como laborales, académicos, cada uno tiene sus ¨reglas¨ que se van aprendiendo en cuanto vamos creciendo dentro de cada cultura, y las vamos aplicando específicamente. Espacios sociofugales (Osmond) tienden a mantener aisladas a las personas(hospitales, bibliotecas); espacios sociopetales favorecen la interacción.

Ese lenguaje proxémico define las distancias significativas y apropiadas para cada situación. Por lo tanto, debemos entender dichas diferencias y respetarlas.

*Raquel Bialik, Antropóloga Social, estudió en la Universidad de California (Berkeley) egresada de la ENAH, El Colegio de México, Directora de Agorabi, Lugar de Encuentro (Tepoztlán, Morelos). Consultora de instituciones públicas y privadas, autora de capítulos y libros nacionales e internacionales especializada en Antropología Médica, Tercera Edad y Asistencia Social. Colaboradora de la Revista Ser Mayor.

e-mail:  agorabi16@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.