Frank Rijkaard, tras volver a hacer del Barcelona un equipo grande y estampar el sello Johan Cruyff de nuevo en el club se marchó a ligas árabes hasta decidir abandonar los banquillos. Muchos equipos le han tentado y la respuesta del holandés siempre ha sido la misma: no. El estrés que supone dirigir a un equipo con grandes objetivos no es algo que llame demasiado la atención al técnico.​

Y ahora está en el radar del AC Milan, que quiere empezar a hacer las cosas de diferente forma. Ya están olvidando a Berlusconi y del grupo inversor asiático que les ha dejado sin Europa League prefieren hacer como si nunca hubiera existido. Ahora, con el fondo estadounidense Elliot y el cambio de presidente y directiva están volviendo a soñar. Fichajes como el de Higuaín ilusionan a su afición pero Leonardo, el director deportivo, sueña con la guinda del pastel. Leonardo está intentando convencer a Rijkaard para que vuelva a los banquillos y dirija a su AC Milan.

Este caso podría ser diferente. Frank Rijkaard fue un gran centrocampista holandés que asumió liderazgo en la naranja mecánica acompañado por Ruud Gullit. Ellos eran los líderes del centro del campo de su selección… y del AC Milan. La opción de dirigir al equipo en el que triunfó como jugador podría ser algo que llamase la atención al holandés lo suficiente como para que decidiera volver a sentarse en un banquillo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.