Por: Allie Ann

Cuando se trata de atracción, el encanto puede comenzar incluso antes de que ella te volteé a ver. Parece que hay algo en la forma en que tú hueles de lejos un objetivo deseado.

Pero, ¿ésta teoría también aplica para los pequeños mordedores voladores?

Estudios sugieren que las señales visuales, olfativas y térmicas (calor corporal) ayudan a atraer mosquitos.

Los científicos saben que hay diferencias entre nosotros que contribuyen a por qué algunos de nosotros nos pican más: Aquellos que exhalan más dióxido de carbono parecen ser un faro natural para los mosquitos, en particular.

Los investigadores también han encontrado una correlación con el tamaño del cuerpo, las personas más altas o más grandes que tienden a atraer más mordeduras, tal vez debido a su producción de dióxido de carbono o superficie corporal.

También hay algunas pruebas de que las mujeres que están embarazadas o en ciertas fases del ciclo menstrual son más atractivas para los mosquitos.

Otros trabajos han encontrado que las personas infectadas con el paludismo son más atractivas para los mosquitos portadores de malaria durante su fase de infección transmisible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.