Malcom Silva de Oliveira será la tercera cara nueva que Ernesto Valverde tendrá con vistas a su segundo curso como técnico azulgrana. El joven extremo brasileño (21 años) no tendrá una presentación al uso: posará con Bartomeu a su desembarco en Portland. Se prioriza la parte deportiva, que se adapte cuanto antes a sus nuevos compañeros y pueda rendir, por ejemplo, en la Supercopa de España que se jugará el próximo 12 de agosto en Tánger.

El Barça lo adquirió en una operación relámpago a cambio de 41 millones de euros, muchos menos de los que el Chelsea pedía para deshacerse de Willian Borges, objetivo original de Pep Segura y compañía para compensar la espantada de Griezmann y la sorprendente salida de Paulinho.

Aunque la cifra es razonable, se hace imposible no sumarla al total que el Barcelona se ha gastado en fichajes desde la salida de Neymar hace ahora casi un año, en una operación histórica que dejó 222 millones de euros procedentes del PSG en las arcas. Desde tan cuantiosa venta, el club azulgrana no ha escatimado a la hora de ilusionar a la parroquia con nuevas adquisiciones. En lo que va de verano, ya van tres operaciones cifradas en un total de 107,9 ‘kilos’. Arthur Melo fue el primero en confirmarse a cambio de 31 millones fijos más nueve en variables. Luego, a golpe de cláusula de rescisión, llegó Clément Lenglet procedente del Sevilla: 35,9 millones. Y por último, aterriza Malcom por 41 ‘kilos’ más otro variable, una cantidad que la Roma igualó cuando el jugador ya había decidido irse al Barça.

Los 107,9 millones que el Barcelona lleva gastados por tres jugadores desde la apertura de la ventana estival no alcanzan a lo que costó solo Philippe Coutinho,que hoy en día es el fichaje azulgrana más caro de la historia. El brasileño fue anunciado el día de Reyes a cambio de 120 ‘kilos’ fijos y 40 variables. Llegó para ayudar a tapar la fuga de Neymar dentro del mismo plan que inició la incorporación de Dembélé el pasado verano por 105 millones y 40 variables. Entre el adiós de ‘Ney’ y la bienvenida a Ousmane, el Barça también anunció a Paulinho Bezerra. El medio brasileño llegó del Guangzhou por 40 millones y ha regresado cedido a China con una opción de compra de 50. El fichaje más asequible de estos meses sin Neymar es el de Yerry Mina, que costó 11,8 millones. Estos números sitúan al Barça como el club que más ha gastado en los últimos meses junto a Manchester City (387), PSG (373) y Liverpool (350).

desktop.jpg

A por los 300 millones en ventas desde Neymar

En total, son siete fichajes a razón de 384,7 millones fijos y 90 variables. En el mismo tiempo, más allá de los 222 millones ingresados por Neymar, el Barça sólo ha cobrado ventas por Deulofeu (13 ‘kilos’), Mascherano (5,5) y Tello (4). El resto de salidas que ha firmado el club son cesiones, aunque en el caso de Paulinho existe una opción de compra obligatoria del Guangzhou por 50 millones. En las próximas semanas habrá más bajas. André Gomes, Cillessen, Rafinha, Aleix Vidal, Yerry Mina y Munir El Haddadi, entre otros, aspiran a dejar dinero en las arcas con sus traspasos. Ahora mismo, el balance de ventas desde Neymar asciende a 244,5 millones. La intención es llegar a los 350.

Dh_J7cnU0AIwHJk

Por otra parte, el club no da por cerrado el mercado y trabaja para fichar otro centrocampista creativo que complete la línea y ocupe la vacante de Iniesta. Con Arthur y Aleñà, hoy lesionado, no hay bastante. Suenan desde hace tiempo De Jong y Rabiot y se descartó hace unos días a Golovin.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.