NEWCOMBE

McAllen, Texas.- La hondureña Rosa Elena Sorto, sufrió lo indecible al ser separada por dos largos meses de su hijo Elven al cruzar ilegalmente la frontera a Estados Unidos.

“El oficial me dijo que me deportaría y a mi hijo lo entregaría a una familia que lo quisiera adoptar”, cuenta Rosa Elena.

Tras ese terrible aviso, un oficial subió a Elven, de solo seis años a un autobús durante la primera semana de Mayo pasado, cuando el gobierno de Donald Trump dio orden de separar a las familias que ingresaban ilegalmente al país.

“Mi hijo se fue llorando y yo me quedé llorando”, recuerda.

87 ¡La separaron de su hijo por dos meses! 02

Por doce días no supo nada de él y fue recluida en un Centro de Detención Migratoria en Puerto Isabel, Texas.

Doce días después tras insistir e insistir, una trabajadora social le dio buenas noticias, habían localizado al pequeño Elven y podrían entablar comunicación aunque fuera únicamente vía telefónica.

Casi dos meses después, volvió a abrazarlo. “Volví a nacer, cuando lo vi sentí que la vida me regresó, que me regresó el alma al cuerpo”, dice Rosa Elena.

Ahora Elven y la mujer, matemática de carrera, espera en la Central de Autobuses de McAllen al autobús que la llevará a Houston, donde se reunirá con la familia.

Mientras el pequeño Elven inquieto, quiere ya empezar la escuela.

– ¿Cómo te sentiste cuando te llevaron?-

– Mal, triste.

– ¿Cómo estás ahora?

– Feliz!

– ¿Quieres ir a la escuela?

– ¡Sí quiero ir a la escuela!

– ¿Aprendiste inglés?

– Sí, Tank you and Hi!

Rosa Elena y Elven a pesar de lo sufrido, corrieron con suerte, la gran mayoría de las familias que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos durante la orden presidencial de separarlos, no han podido reunirse.

Ahora los abogados de las familias inmigrantes esperan que el gobierno responda al delito de “desacato” en el cual cayó la administración Trump al no cumplir con el plazo dado por un juez federal para reunir a las familias en cuestión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.