Llamado de emergencia

La cantante de 25 años, Demi Lovato, fue hospitalizada ayer alrededor de las 12 del día después de que los servicios de emergencia recibieran una llamada solicitando ayuda. Al llegar a su casa en Hollywood Hills, Lovato estaba inconsciente por una sobredosis de opioides.

La sobredosis 

El sitio TMZ dijo que sus fuentes (siempre cercanas) les habían confirmado que se trataba de una sobredosis de heroína, pero horas más tarde aclararon que otra fuente (aún más cercana) les había dicho que NO ERA HEROÍNA, peso sí algún medicamento opioide, pues el tratamiento antinarcótico que había recibido horas después en su casa era precisamente para paliar los efectos de esta sustancia.

La fiesta del día anterior 

La noche previa a la emergencia, Demi Lovato hizo una fiesta que al parecer se prolongó hasta el día siguiente. Sin embargo, la policía no encontró a otras personas en el lugar. En un intento por atar cabos, TMZ dijo que el lunes en la noche, Lovato estaba con sus amigos en un bar en Los Ángeles celebrando el cumpleaños de uno de sus bailarines. En ese momento, y basándose en sus historias de Instagram de ese día, la cantante se veía lúcida y feliz. Se infiere que después del festejo en el bar, ella y sus amigos se fueron a su casa a seguir la fiesta.

La recaída 

Lovato había luchado contra el alcoholismo, la cocaína y su adicción a la oxicodona. De hecho, llevaba seis años sin consumir estas sustancias, pero recientemente había confesado que tuvo una recaída. Según TMZ, el hecho de que la hospitalizaran el martes (24 de julio) no fue una sorpresa para algunos de sus amigos, pues estos aseguran que ya había señales de alarma, incuso semanas antes del lanzamiento de su canción “Sober”. Un amigo dijo que Lovato llevaba semanas en peligro, y al verla en días recientes tuvo claro que estaba en problemas.

La crisis de opioides en Estados Unidos 

El consumo de opioides en Estados Unidos está considerado una epidemia. En 2016 murieron 35,000 personas por sobredosis de heroína u otros medicamentos opioides, y en 2017, al convertirse en una de las principales causas de muerte en este país, Trump declaró la crisis como una emergencia nacional. Hace apenas tres meses, la ciudad de Los Ángeles presentó una demanda contra nueve distribuidores y fabricantes de opioides argumentando que su publicidad engañosa había fomentado la crisis en la ciudad. Esta demanda se sumó a la que han presentado otras 350 ciudades en diferentes estados con el propósito de terminar con esta crisis.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.