Andrés Manuel López Obrador, próximo presidente de México, anunció que  rescatará al país de la crisis energética sin aumentar el precio de los combustibles en los próximos tres años en términos reales.

“Se está cayendo la producción, si no intervenimos, si no hay un plan emergente, se nos puede producir una crisis de mayor intensidad, entonces son de los temas que se están atendiendo con urgencia. El rescate al sector energético”, anunció.

Sin embargo de acuerdo con especialistas, para que en nuestro país desciendan los precios de los combustibles será necesario que México deje de importar más del 50 por ciento de las gasolinas que consume el mercado interno, que la producción de crudo sea autosuficiente y que cuente con refinerías para su procesamiento, porque de no ser así los costos se elevan y repercute en el consumidor final.

La próxima senadora de la república, Citlali Hernández Mora y la diputada federal Dolores Padierna Luna, reconocieron que sería hasta dentro de tres años cuando bajen  los precios de las gasolinas y el diésel,  tiempo que se llevará la primera refinería de tres que plantea construir el próximo presidente de México.

Estudios del Instituto Mexicano del Petróleo, señalan que en nuestra nación no se pueden bajar los precios de los hidrocarburos por decreto, ya que la tasa impositiva a Pemex es muy pesada y mucho del gasto corriente del gobierno federal es por la obtención  de la venta del crudo en el mercado nacional.

Además, indico que los precios de las gasolinas  se elevan porque 50 litros de 100 que consumen los mexicanos son importadas sin tomar en cuenta los pagos millonarios que realiza nuestro país a la unión americana para que refine el otro 50   por ciento que consumimos.

Las propias legisladoras  de Morena a partir del primero septiembre, Citlali Hernández y Dolores Padierna, dieron a conocer que si bien ya no habrá gasolinazos, el incremento será acorde a la inflación y de una sola exhibición  al principio del año fiscal evitando las alzas mensuales.

Dejaron en claro que los precios de las gasolinas y el diésel bajaran solo cuando se construyan las refinerías que requiere nuestro país y descendiendo su importación en un 50 por ciento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.