Rafael Cienfuegos Calderón

ASOMBROSO.- El resultado de la elección del pasado 1 de julio tiene importancia no solo porque Andrés Manuel López Obrador recibió a su favor 53.19% de los votos emitidos (30.1 millones) sino también porque, a excepción de Guanajuato, ganó en los restantes 30 estados del país y en la Ciudad de México.

El Presidente de la República electo quedó a un paso de igualar a José López Portillo, quien en 1976 ganó los comicios en toda la geografía nacional por el hecho de que fue el único candidato registrado por el PRI, el (PPS) y el (PARM). En Guanajuato López Obrador obtuvo el porcentaje más bajo (30.2) y el ganador fue Ricardo Anaya, pues para el PAN el estado se convirtió en su semillero de votos a partir de que Vicente Fox fue gobernador en 1995 y posteriormente Presidente de la República en el 2000.

La popularidad de López Obrador y lo exitosa que resultó su estrategia “antisistema” de campaña al evidenciar el fracaso del gobierno de Enrique Peña Nieto, la ofensiva corrupción, la amenazante inseguridad y la creciente violencia tuvieron eco entre los electores de los estados del norte donde el PRI y el PAN, de vieja tradición, fueron barridos por Morena, que se estrenó en su primera elección federal con un triunfo contundente. Otra victoria de AMLO-Morena fue quedarse con estados de la República considerados clave para quien aspire a la presidencia: Estado de México, la Ciudad de México, Veracruz y Jalisco porque en las elecciones del 2000, 2006 y 2012 concentraron más de 33% de los votos. Así es que gracias a su candidato y virtual presidente, Morena ganó territorio y es de esperarse que siendo gobierno apoyará a sus bases para que se fortalezcan de aquí al 2021, cuando habrán de celebrarse elecciones intermedias para renovar la Cámara de Diputados, elegir 10 gobernadores, así como congresos locales y presidencias municipales en 20 entidades.

BORRADO.- El gran perdedor en la contienda electoral de la Ciudad de México fue el Partido de la Revolución Democrática. Lo despojaron de la jefatura de Gobierno tras 20 años, de las delegaciones (próximamente alcandías) y de los escaños en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (que será Cámara de Diputados local). El PRD fue borrado del mapa por Morena, que se hizo del gobierno con Claudia Sheinbaum y once alcaldías: Álvaro Obregón (Layda Sansores), Azcapotzalco (Vidal Llerenas), Cuauhtémoc (Néstor Núñez), Guatavo A. Madero (Francisco Chiguill), Iztacalco (Armando Quintero), Iztapalapa (Clara Brugada), Magdalena Contreras (Patricia Ortiz Couturier, Miguel Hidalgo (Víctor Hugo Romo),  Tláhuac (Raymundo Martínez), Tlalpan (Patricia Aceves), y Xochimilco (José Carlos Acosta). El PAN ganó Benito Juárez (Santiago Taboada), Coyoacán (Manuel Negrete) y Venustiano Carranza (Julio César Moreno); el PRI Cuajimalpa (Adrián Rubalcava). Milpa Alta esta por definirse.

AMLO.- El reto del gobierno para dejar de comprar gasolinas en el extranjero y que así bajen los precios, será construir en tres años una gran refinería cuyo costo calculó será de ocho mil millones de dólares, o dos medianas; cuando tenga posibilidad y se den las condiciones va a buscar a José Antonio Meade y Ricardo Anaya para agradecerles que hayan reconocido su triunfo, y por no haberse “pasado de lanza” durante el proceso electoral; agradeció las muestras de apoyo de los ciudadanos e insistió en que no claudicará ni les fallara. “¡El pueblo y yo nos adoramos!, es amor recíproco, amor con amor se paga, así es con la gente que es muy cariñosa, muy afectuosa y me da hasta sentimiento pues, porque están muy contentos, muy contentos”.

ADIÓS.- Por no haber obtenido el mínimo requerido de tres % de la votación total en la elección del 1 de julio, los partidos Encuentro Social y Nueva Alianza perderán su registro y se irán de la escena política. Su liquidación estará a cargo de los interventores que designe la Comisión de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral, una vez que el Tribunal Electoral la ratifique. La Constitución y el artículo 94 de la ley de partidos dicen claramente que con el tres % de la votación válida es suficiente para conservar el registro, pero el PES y el PANAL no lo lograron (el PRD se salvó por 2 puntos). El INE garantiza que ninguno de los bienes, inmuebles o dinero podrá ser retenido por algún integrante de esos partidos y que todo se reintegrará a la Federación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.