El admirable ejemplo de Boing – ¡No más popotes”

Dentro de la interminable colección de marcas que han llegado a México desde el inicio del Tratado de Libre Comercio, hay una empresa mexicana que ha sobrevivido con dignidad los embates de la globalización. Una corporación nacional  que desde hace más de siete décadas ha acompañado a los niños de este país, generación tras generación: por supuesto nos referimos aPascual.

La historia del Boing comenzó a escribirse en los años 30 cuando un inquisitivo inversionista llamado Rafael Víctor Zamudio abrió una fábrica. Los primeros productos que lanzó al mercado fueron unas paletas que se convirtieron en  la sensación entre los niños. Luego, debido al éxito, el empresario inventó un refresco que llamó Pascual y lo promocionó en la radio con el eslogan: “Fruta en tu jugo.”

boing

Este fue el singular comienzo de un proyecto maravilloso que prevalece hasta estos días. Una compañía refresquera en la que trabajan más de 2 mil personas y que es la responsable de dejar en las tienditas, taquerías y demás fiestas populares los delirantes Boings; esas bebidas no carbonatadas cuyos sabores recorren el mango , la guayaba, la manzana, el el tamarindo, por sólo mencionar algunos.

Han sido muchos años, millones de clientes y cientos de envases diferentes. Y quizá por eso, no es una locura afirmar que esta empresa es un caso de éxito atemporal. Pero ¿cuál es la clave para sobrevivir en el país que consume más Coca-cola del mundo? aunque hay varias respuestas ante este cuestionamiento, quizá la más certera es esa que tiene que ver con la posibilidad de adaptarse al cambio.

boing

Pascual ha sabido comprender el tiempo y sus matices, y una prueba contundente de ello es un anuncio que dieron a conocer recientemente según el cual: Boing dejará de usar popotes de plástico en algunos de sus productos para poner su granito de arena.

Esta afortunada decisión apareció en un momento en el que cuantiosos ambientalistas han alertado de los problemas que ocasionan los sorbetes. Hay que considerar que sólo en México se desechan 10 mil toneladas de plástico al día, y desafortunadamente en nuestro país el 95% de los popotes no son reciclables y  afectan directamente los océanos.

popotes

Pascual está consiente de esta realidad y con mucha valentía ha actuado en consecuencia. En rueda de prensa el director de la empresa, Salvador Torres Cisneros, dijo que con motivo de la campaña México Limpio y Querido 2018, decidieron cambiar los popotes por taparrocascas.

Desde aquí aplaudimos iniciativas valientes como esta y esperamos que a la brevedad más empresas se sumen. Es hora de concientizarnos del daño que el plástico le hace al medio ambiente. Es hora de luchar juntos por un mejor futuro.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.