DR

Invité al programa a dos grandes del periodismo, Sanjuana Martínez y Jenaro Villamil para que analizáramos el día de las elecciones. Hablaron con maestría, les recomiendo el programa. No obstante, al final quizá no me entendieron la pregunta, con la que abro aquí un debate. Como última cuestión, dije, cambiemos de lado el telescopio y ahora en lugar de apuntar a los políticos, apuntemos a los ciudadanos. Pregunté cuánta culpa tenía la sociedad por tener gobiernos corruptos.

Y al principio Sanjuana aceptó cierta responsabilidad, pero después dijo que el gobierno abusivo ha saqueado a la sociedad. Y ahí cuestioné que los gobernantes son mexicanos y emergen de la sociedad mexicana. Y entonces rechazó, dijo que no estaba de acuerdo con la idea de que “la corrupción somos todos … porque hay gente que no estamos de acuerdo con la corrupción y que nunca vamos a hacer corruptos … la corrupción empieza desde arriba, desde los Pinos y las instituciones, los funcionarios, los diputados… no creo que mis hijos, por nacer en México sean corruptos”, y Jenaro en tiro de remate señaló “es un sistema el que ha generado esta corrupción, y justo lo que estás repitiendo —me dijo— es el argumento de Peña Nieto, que la corrupción es cultural y hay que aceptarla.”

En primer lugar, yo no dije que haya que aceptarla, sino ser conscientes de dónde viene para atacarla, a saber, que la corrupción emerge de un aprendizaje de conductas y valores negativos que vienen desde el seno familiar, y que de ahí se forman los adultos que luego serán políticos.

Eso para empezar. Y contradiciendo a Sanjuana, yo no creo que la corrupción empiece desde arriba en los Pinos, empieza —y usted me contradirá—, también desde la infancia, niños cargados biopsicosocialmente comienzan a aprender a respetar o a engañar, a trabajar duro o a robar, a mentir o ser honestos, y esos niños con escasos valores cuando crezcan y de la casualidad que se conviertan políticos ¿usted cree que ahí en el gobierno aprenderán a respetar y a no mentir? por supuesto que no, sino al revés.

Y en el programa me atreví a decir que son muchísimos, que era una gran mayoría, por lo que Jenaro se enojó “estás criminalizando a la sociedad a la que perteneces, me molesta mucho este tipo de generalizaciones”. Pero no lo digo yo, de acuerdo a un estudio serio de la ONG mundial Transparencia Internacional, casi una de cada 3 personas pagó sobornos en los países de América Latina, de los cuales México es el peor, el más corrupto, con el 51%.

Por si fuera poco, tanto en el G20 como en países de la OCDE, también es el país más corrupto. A nivel mundial, México obtuvo 29 puntos, donde 0 es lo más corrupto y 100 ser honesto. Nueva Zelanda, donde sus ciudadanos no son tan corruptos ocupó el primer puesto con 89 puntos. Generalizar o no, es una realidad y los datos ahí están. Creo que el problema es echarle la culpa a papá gobierno y lavarse las manos, y seguir dándole mordida al policía frente a nuestros hijos.

Porque ¿usted cree que nuestros políticos vienen de Marte o se educan en Marte? No. Se educan aquí con nosotros. ¿Nueva Zelanda es el país más honesto porque tiene mejores leyes? Claro que no, el problema es la aplicación de la ley. ¿Y quién la aplica en aquél país? gente con valores, la misma sociedad.

“Evidentemente México llegó a este nivel [de corrupción] por la apatía de su sociedad… en este cambio que se ha dado [AMLO], de nada va a servir si los mexicanos mantienen la misma actitud… [los políticos corruptos] son producto del abandono del cumplimiento cívico”, afirma el gran periodista Julio Astillero, quien vino a otro programa.

“Has puesto el dedo en la yaga, los políticos no son marcianos, son una proyección a escala de la sociedad”, concluye el periodista español, Eurico Campano. Sirva esto como punto de partida para todos nosotros, y lamento si expliqué mal a Sanjuana y Jenaro que quizá entendieron que todos los mexicanos son corruptos y que entonces, estamos jodidos, pero eso jamás lo dije.

3 comments

  1. Por favor, en lugar de comentar y viviseccionar los comentarios de sus huéspedes, permítanos acceder a la entrevista en audio.

    1. Dices: ” los políticos se educan aquí con nosotros” perdón pero yo nunca he visto a los Salinas, los Fernández de Ceballos, los peñas, los Romero Deschamps, estudiando conmigo, ( estudié en el poli).

  2. Coincido con tu punto de vista, el combate a la corrupción debe iniciar en el seno familiar y ser reforzado en la escuela; he visto como algunos padres aconsejan a sus hijos a cometer sobornos para que los maestros los favorezcan en exámenes, solo como una pequeña muestra de que tus percepciones sobre que la sociedad en general deberíamos aceptar esta realidad que nos consume.

Deja un comentario