Por: Allie Ann

Más allá de las ampollas, pueden causar daños permanentes a la postura y la salud

No es un secreto que caminar con zapatos de tacón puede ser doloroso. Pero más allá de las ampollas y juanetes, un estudio demuestra que puede causar daños permanentes a los pies, piernas y espalda, teniendo efectos a largo plazo en la postura y la salud.

El Dr. Neil J. Cronin y sus colegas de la Universidad Griffith en Queensland, Australia, estudiaron el caminar de nueve mujeres que utilizaban tacones de más de cinco centímetros por al menos 40 horas a la semana durante un mínimo de dos años. Posteriormente, compararon su andar con el de diez mujeres que usaban tacones por menos de 10 horas a la semana. Las voluntarias se encontraban dentro de un rango de edad de los 18 a los 30 años.

Los investigadores encontraron que las mujeres que habitualmente utilizaban tacones daban zancadas más cortas y contundentes. Además, sus pies se encontraban permanentemente arqueados. Esta posición causa que los músculos de la pantorrilla de acorten, poniendo más presión sobre ellos.

Los zapatos de tacón, al ser poco estables, afectan el balance del cuerpo y, por lo tanto, su postura. Para mantenerse de pie, la articulación del tobillo debe estirarse, pero sus movimientos se ven limitados por el músculo de la pantorilla, resultando en un tendón de Aquiles más corto y ancho.

Al estar con los dedos de punta, el pie no puede amortiguar los golpes y son las rodillas quien deben absorberlos. Este aumento de tensión en las rodillas incrementa el riesgo de desarrollar artritis y degeneración en las articulaciones. Además, los zapatos de tacón inclinan el cuerpo hacia delante, por lo que los músculos de la espalda baja deben esforzarse el doble para proteger a la espina dorsal. La inclinación forzada de la pelvis puede provocar una curvatura excesiva de la espalda baja (hiperlordosis) y complicaciones a largo plazo.

En caso de usar zapatos de tacón, es recomendable que no sean más altos de cinco centímetros y que tengan una base gruesa más estable que libere un poco de tensión de la punta del pie.  Es importante utilizarlos durante periodos cortos de tiempo y no correr en ellos.

Deja un comentario