Estamos a tiempo de generar conciencia entre nosotros y las futuras generaciones en el cuidado, la protección y regeneración del medio ambiente. La ola de calor es un claro ejemplo de que debemos emprender acciones firmes y decididas.

Pero la tera no es sencilla, hay mucho discurso, peor poco aplicables a la realidad. Poe ejemplo, en la Ciudad de México, desde hace u nos años, las autoridades en turno pregonan proyectos, como desalentar el uso del automóvil particular, pero en los hechos fallaron en su tarea de general un transporte público acorde a la demanda, porque el que se tiene en la actualidad, es insuficiente, ineficiente, inseguro e ineficaz.

Será la sociedad civil quien emprenda las acciones necesarias, porque los gobiernos de todos los niveles ya fueron rebasados en varios problemas.

Hay que recordar que expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevén que, de aquí a 2030, el cambio climático, en la Tierra, provocará 250,000 muertes adicionales cada año a causa del paludismo, las enfermedades diarreicas, los golpes de calor y la desnutrición.

El Servicio Meteorológico Nacional ha registrado en los últimos días temperaturas que alcanzaron los 50 grados centígrados por lo que en Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) promueve constantemente medidas de prevención.

Además, la ciencia médica estableció ya que el cuerpo humano no está preparado para soportar semejantes temperaturas.

Entre las acciones, está que cerca de la mitad de los hogares realizan algún tipo de separación o clasificación de la basura, con cifras del Módulo de Hogares y Medio Ambiente del INEGI.

Y el porcentaje de hogares que compran agua de garrafón o botella para beber aumentó poco más de 5 puntos porcentuales en los últimos años, al pasar de 70.8% en 2015 a 76.3% en 2017. Contra lo que pudiera pensarse, el consumo de agua embotellada no es sólo un fenómeno urbano, sino que también ha ido ganando presencia en el ámbito rural, donde, en 2017, alcanzó a casi la mitad de los hogares.

Textualmente hay que decirlo: El aumento de la temperatura es uno de las consecuencias directas del cambio climático y todos debemos emprender acciones para preservar el ambiente.

En Instagram @villasana10

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.