Aunque cada vez es más frecuente encontrarse con diversas comedias de terror, son muy pocas las que logran conseguir un equilibrio entre el horror y lo cómico, pues la mayoría de las veces éstas se inclinan por una parodia tan forzada que lejos de ser graciosa termina por volverse, en el mejor de los casos, lamentable, y, en el peor, absurda. Sin embargo, existen otros filmes cuya hilaridad es tan natural gracias a la sencillez de sus situaciones, que el espectador no puede dejar de reír a pesar de los brutales y sangrientos asesinatos que se le muestran en pantalla, tal y como sucede en Tucker & Dale vs Evil (2010), del director Eli Craig.

En esta cinta, un grupo de universitarios deciden pasar un fin de semana en las profundidades del bosque, donde sus únicos planes son divertirse, emborracharse, tener sexo y contar historias de miedo alrededor de una fogata. Sin embargo, la pesadilla comienza cuando se percatan que el sitio donde decidieron acampar fue el escenario de una horrible masacre 20 años atrás. Lo peor de todo, es que en el camino los estudiantes se cruzarán con un par de montañeses mal encarados, de quienes sospechan podrían ser dos asesinos con intenciones de recrear la matanza ocurrida allí en el pasado.

Tucker and Dale vs Evil. Fuente: Amazon.com

Como dijimos antes, Tucker & Dale vs Evil funciona debido a la naturalidad y sencillez de su comedia, la cual se presenta desde el inicio de la cinta. Esto lo vemos apenas en sus cinco primeros minutos, donde el grupo de amigos de Chad (Jesse Moss) y Allison (Katrina Bowden) tienen un par de encuentros con Tucker (Alan Tudyk) y Dale (Tyler Labine), dos hombres cuyas intenciones eran pasar unas tranquilas vacaciones pescando y arreglando una cabaña, pero que en cambio vivirán uno de los peores días de sus vidas al ser confundidos con un par de psicópatas.

Sin embargo, lo que será el día más doloroso y sangriento de estos personajes se convierte en una hora y media bastante graciosa para el espectador. Todo esto es debido no sólo a los clichés que la cinta presenta, sino a la manera tan graciosa y “accidental” con que ocurre cada una de las muertes que vemos en pantalla.

Tucker and Dale vs Evil. Fuente: Colorado Springs Independent.com

En cuanto a los clichés, la película se enfoca en la típica trama de la sociedad “civilizada” contra la “incivilizada”, es decir, vemos a los jóvenes de ciudad adentrarse a la parte silvestre del mundo, donde por una mala pasada del destino deberán enfrentarse a Tucker y Dale, quienes por el sólo hecho de ser “hombres de montaña” son tomados como salvajes. No obstante, ambos hombres no son más que dos inocentes -e incluso hasta tiernos y sensibles- seres humanos cuya bondad será su perdición.

Esto es debido a que luego de que los universitarios deciden nadar por la noche en el lago del bosque, Allison tiene un accidente en el que Tucker y Dale se ven involucrados, sin embargo, cuando intentan ayudarla para que no se ahogue, los amigos de la chica entran en pánico al pensar que lo que en verdad está sucediendo es que los dos campesinos la han raptado. A partir de aquí comenzará una lucha entre ambos bandos: el de los jóvenes que intentan rescatar a su amiga de las garras de los “psicópatas” antes de que la maten; y el de Tucker y Dale, quienes cuidarán y tratarán de regresar sana y salva a esta mujer con sus compañeros antes de que éstos los asesinen. Como vemos, toda una confusión.

Tucker and Dale vs Evil. Fuente: Anonlineuniverse.com

Se trata de una de las confusiones más graciosas de los últimos años, pues cada uno de los intentos de los muchachos por rescatar a su amiga derivan en situaciones totalmente sin sentido que culminan con el asesinato de alguno de ellos; asesinatos en los que, curiosamente, ni Tucker ni Dale tienen algo que ver, por lo que quedarán totalmente confundidos por lo que pasa a su alrededor. Esto ocasionará que los chicos que vayan quedando se convenzan todavía más de que los dos montañeses están locos; mientras que estos mismo montañeses pensarán que dicho grupo de amigos se trata de una secta suicida que ha elegido su cabaña para terminar con su vida. Por supuesto, todo culminará en ver cuál de los dos grupos perece, y cuál termina con vida.

Tucker and Dale vs Evil. Fuente: Mirror.com

La película prácticamente es una comedia que nos demuestra las exageraciones y confusiones a las que llevan el dejarse guiar por las apariencias, pues mediante la burla de los clichés del cine de terror, además de la idea que se tiene sobre que el horror y demás hechos atroces ocurren solamente en contextos, localidades y sociedades ajenas a la nuestra (casi siempre relacionándolo con gente inculta o marginada), Tucker & Dale vs Evil termina por ser una de las mejores y más graciosas parodias que el cine de género ha presentado en la última década.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.