Por: Javier Jiménez Corzo

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en un fallo para quedar bien con todos los futuros senadores, ha decidido que “Napo”, aun sin vivir en México, incumplir con la residencia efectiva de 6 meses previos a las elecciones y tener doble nacionalidad, puede ser candidato al Senado. El colmo: una persona que nazca en el territorio o sea hijo de madre o padre mexicano, a pesar de tener doble nacionalidad y no vivir en México, puede inscribirse a la lista de senadores por el principio de representación proporcional y listo, SENADOR SERÁ… pero sí, vives en Yucatán y quieres ser postulado para Senador por el Estado de Campeche, tendrás que acreditar que tienes 6 meses de residencia efectiva antes del día de las elecciones sino INELEGIBLE SERÁS.

Ahora bien, todos los senadores, independientemente del método por el que hayan accedido (mayoría, primera minoría o representación proporcional), tienen funciones y rangos iguales en el desempeño de sus funciones, pero para el tribunal sí existen diferencias sustantivas para poder ser elegibles. ¿INCONGRUENTE?

Ahora bien, para sostener la candidatura de Mancera, abrieron las puertas de la impunidad, porque a partir de hoy, los gobernadores en funciones que tengan alguna clase de malos manejos de recursos públicos, ya saben que para estar protegidos el FUERO ES BÁSICO y la ruta idónea, es llegar a ser Senador a través de la lista por el Principio de Representación Proporcional. A pesar que la Constitución claramente en los artículos 55 y 58, establecen los requisitos, y ahí dice: “los Gobernadores de los estados y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México no podrán ser electos en las entidades de sus respectivas jurisdicciones durante el periodo de su encargo, aun cuando se separen de su encargo definitivamente de sus puestos.” para ser Senador, pero bien dicen que la justicia es ciega, en este caso, literalmente CIEGA.

Si el interés era hacerlo elegible a toda costa, hubieran analizado que la norma hoy vigente, se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 29 de enero de 2016, esto significa que, Mancera estaba en funciones y entonces, la norma existió posterior a la toma de posesión de su encargo como Jefe de Gobierno, y partiendo de la premisa del artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) que, “a ninguna ley se dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna”, sin duda sería viable, pero descuartizar los requisitos establecidos por el Constituyente, es un exceso muy lamentable, es la soberbia materializada en una sentencia judicial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.