Por: Andrés Coria.

La tecnología siempre ha jugado un papel muy importante en nuestras vidas en diversas circunstancias, incluyendo en los desastres naturales en donde pueden salvar las vidas de las personas a través de dispositivos innovadores. El año pasado, México vivió uno de los momentos más difíciles en su historia luego de que lo azotará un sismo de 7.1 grados en la escala de Richter, el cual trajo consigo destrucción y pérdidas humanas. Ante esta situación, un mexicano ha creado una especie de cápsula para salvar a las personas que queden atrapadas bajo los escombros.

Reynaldo Vela es un hombre mexicano que en el año 2000 se le ocurrió diseñar una cápsula en forma de huevo que pudiera resguardar a las personas en caso de quedar atrapadas bajo los escombros durante un sismo. Varios años después, el proyecto de Vela ha tomado forma y ahora se presenta como una cápsula con forma de huevo de velociraptor llamada K 107.

cap 2.jpg

El proyecto de Vela ha tenido que enfrentar diversos obstáculos, incluyendo la inversión de 12.5 millones de pesos para desarrollarlo y concretar lo que inició como un sueño. Esta cápsula comenzó a comercializarse el año pasado y actualmente cuenta con cerca de 400 pedidos.

La cápsula K 107 cuenta con una alerta sísmica para alertar a una persona cuando se presenta un sismo. Así mismo, su diseño consta de una mezcla de resina, kevlar, aleación de titanio y acero para brindarle la mayor resistencia posible y soportar el impacto de los escombros de un edificio colapsado. Así mismo, dentro de ella nos encontramos con 4 geolocalizadores y suficiente agua y comida para mantener con vida a una persona por 30 días. Es importante mencionar que la base de alimento de la cápsula es el amaranto debido a su alta concentración de proteínas y minerales, además de ser muy ligero.

cap 3.jpg

Por otro lado, la cápsula K 107 también ha sido diseñada para soportar otro tipo de catástrofes naturales, incluyendo las inundaciones e incendios, debido a sus capacidades herméticas y de flotación. La cápsula funciona a base de baterías de litio y su mantenimiento debe realizarse cada 18 meses para cambiar los suministros de agua y comida y cada dos años y medio para cambiar el tanque de oxígeno.

Cada cápsula se comercializa por 45 mil pesos y Vela asegura que por cada 10 unidades vendidas se donará una a personas de bajos recursos.

Fuente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.