Antonio Aguilar Una de las emblemáticas figuras del cine,  es inmortalizado a través de su propia botella de mezcal, así como con una sala de Museo en La Ciudadela del Arte, en su natal Zacatecas.

A más de una década de su fallecimiento, el cantante sigue en el corazón y en las mesas de su gente, quienes gustosas disfrutan de esta bebida que se ha vuelto tradicional en la región, gracias a su sabor y suavidad que le da un toque diferente.

La bebida Don Antonio Aguilar, extraída del agave azul, es fácil de conseguir, además de que es un homenaje a uno de los hombres más queridos en la entidad y a quien aún se le recuerda con cariño por el legado artístico que dejó de más de 150 álbumes y 167 películas.

Este mezcal circula en el mercado desde el 2010, con la autorización de la familia y se ha convertido en una debida de reconocimiento no solo por llevar el nombre del actor sino porque ha logrado obtener tres medallas de oro, dos de ellas por calidad y una por diseño.

Pero no todo termina con la tradicional bebida, sino que también en el centro de Zacatecas se montó el museo en su honor, que es uno de los más visitados y ahí se pueden apreciar objetos personales y parte de su historia en los escenarios.

En este museo “El Charro de México” es recordado con diversos objetos originales como Discos de Oro, fotografías, reconocimientos, trajes de charro. Dichos artículos fueron donados al museos por la familia del afamado cantante nacido en mayo de 1919.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.