Por: Michel Rosengaus

Cuando en la atmósfera sobre nosotros existe una centro de baja presión, el aire húmedo superficial se concentra hacia él y asciende, produciendo tiempo nuboso y con lluvias. Por el contrario, cuando un centro de alta presión se estaciona sobre nosotros, el aire seco de la parte superior de la atmósfera desciende y en este proceso se seca, produciendo tiempo seco y sin nubes. En éstos últimos días se ha estacionado un centro de alta presión persistente sobre la zona del país sobre la que se encuentra el Valle de México y por ello hemos tenido altas temperaturas y bajas humedades. Pero de alguna manera nos ha parecido más caluroso de lo normal, ¿no? Veamos el por qué, no sin antes recordar que el día (en horas de sol) más largo del año es el 21 de junio (solsticio de verano) de cada año, el último día de la primavera astronómica. Si no tuviéramos nubes, éste sería el día que esperaríamos como el más caluroso del año.

En la gráfica se muestran las temperaturas máximas diarias a lo largo de cada día de primavera (21 de marzo a 21 de junio) de cada uno de los 50 años de 1961 a 2010, cada traza de color corresponde a un año, esto como promedio sobre toda la parte suroeste de la cuenca del Valle de México, aquella que está más urbanizada. Podemos observar que para cualquier fecha existe una gran variación de un año a otro, pero también podemos observar que las temperaturas que hemos sentido en los últimos días se encuentran sobre el borde superior de esta madeja de trazas de colores.

La línea negra gruesa al centro de la madeja corresponde al promedio de estos 50 años para cada fecha del intervalo de interés. En ella se observa que aunque toda la primavera es bastante calurosa, el momento que típicamente se presenta la temperatura más alta es por ahí de la primera semana de mayo, y que hacia la tercera semana de junio se presenta un decremento sensible en estas temperaturas máximas del día.

Este descenso es porque, para éstas fechas, ya empieza a establecerse la temporada de lluvias y al horario de la temperatura máxima del día (aproximadamente 14:00 a 15:00 horas) ya existe una cierta cobertura nubosa que limita el ascenso de las mismas. Usualmente, patrones de altas presiones persistentes sobre el Valle de México se establecen en marzo, abril y principios de mayo, pero en 2018 sabemos que estos meses han sido relativamente lluviosos sobre el Valle de México, por lo que las temperaturas máximas diarias nos habían parecido relativamente frescas. Pero ahora, desde finales de mayo, se ha establecido este patrón de alta presión al centro del país eliminándose las nubes.

Solo que en esta ocasión lo ha hecho un poco más tarde que lo que normalmente ocurre, y por lo mismo, más cerca del día más largo del año. Por lo que las temperaturas han ascendido por arriba de los 30ºC lo que no resulta común (ver la gráfica). ¿Cuánto más ascenderán? Pues lo seguirán haciendo mientras este patrón de alta presión persista, terminando cuando suficiente humedad acceda al centro de México y se establezca la temporada de lluvias, con los nublados clásicos en las horas de la tarde.

Nuestros compatriotas de otros sitios menos elevados que México no comprenden por qué es que estamos tan incómodos con temperaturas tan moderadas como 32ºC, pues ellos año con año tienen temperaturas mucho mayores, en muchos sitios hasta de 45ºC. Mientras que, por un lado, las sociedades se adaptan a sus climas correspondientes (por ejemplo en la CDMX es raro el aire acondicionado y muchos usan traje aun en esta época) por otro, estas temperaturas ya son sofocantes bajo las condiciones de contaminación habituales en esta zona conurbada.

Se tiene también un fuerte efecto de isla de calor por las altas temperaturas que adquieren las superficies artificiales (pavimentos, concretos, techos) en una extensa y densa ciudad. Es pertinente seguir las recomendaciones de evitar las zonas soleadas cerca del mediodía, usar ropa fresca y clara, hidratarse bien, usar sombrero bien ventilado de ala ancha, todo esto para minimizar la posibilidad de ser afectado por el llamado golpe de calor. Y mucho cuidado con dejar a niños o mascotas en automóviles con las ventanas cerradas; ya que estarían en peligro mortal bajo estas condiciones.

Imagen 1

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.