Puruándiro, uno de los municipios michoacanos asediados por los cárteles de drogas, y abandonados por sus jóvenes que deciden dejar sus hogares para buscar suerte en Estados Unidos, es un lugar difícil para las nuevas generaciones, y esto lo sabe el candidato a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador.

Se les han cerrado las puertas a los jóvenes porque no pueden estudiar. Los hemos abandonado, les hemos dado la espalda, lamentó el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, durante su visita de campaña a este municipio michoacano.

Señaló que los jóvenes no tienen oportunidad ni de estudio ni de trabajo, por eso se desató la inseguridad y la violencia, pues hay 16 millones de jóvenes mexicanos sumidos en la pobreza.

El candidato explicó que para revertir la delincuencia y disuadir el éxodo hacia el norte, se requiere impulsar la educación, por lo que pondrá en marcha una serie de programas de becas, con los que proyecta reducir la deserción escolar.

Frente a un nutrido grupo de simpatizantes, muchos de ellos jóvenes en edad de estudiar, AMLO se comprometió a emprender un programa de becas para estudiantes de nivel preparatoria, mientras que para los universitarios pertenecientes a familias de escasos recursos, refirió el candidato, se les otorgará una beca mensual de 2 mil 400 pesos.

Para los recién egresados de la carrera que no tengan trabajo, se creará el programa de pasantías pagadas, que obedecerá al nombre de Jóvenes Construyendo el Futuro, por medio del cual el gobierno federal otorgará becas para que hagan prácticas profesionales en empresas mexicanas.

De esta manera se apoya a las empresas con aprendices, y los jóvenes becarios acumulan experiencia laboral, al mismo tiempo que ganan 3 mil 600 pesos mensuales. Becarios sí, sicarios no, dijo y recibió un fuerte aplauso de los presentes.

Para revertir el deterioro del campo y brindar mejores oportunidades a los productores, AMLO prometió implementar una serie de beneficios fiscales y de subsidios en la semilla, el fertilizante, y otros consumos agrícolas.

Mi sueño es que el michoacano trabaje y sea feliz en donde nació, donde están sus familiares, sus costumbres, su cultura, y el que quiera irse, se vaya por gusto, no por necesidad, declaró el tabasqueño.

Para los paisanos que emigraron hacia Estados Unidos, prometió convertir a los consulados mexicanos en procuradurías del emigrante. Nuestro pueblo no es flojo, es trabajador, y merece el respeto de todos, declaró.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.