A casi un mes del día de las elecciones, Andrés Manuel López Obrador advirtió a sus simpatizantes sobre las estrategias de compra de votos que, aseguró, podrán en marcha sus oponentes.

“Desde antes de la elección comenzaron a usar el dinero del presupuesto para la repartidera”, declaró el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, en Papantla, Veracruz.

El tabasqueño aseguró que la compra de cada voto puede oscilar los 500 o mil pesos, pero que también se regalan despensas, tinacos y hasta animales como gallinas, becerros o cerdos.

“Cerdos, puercos y marranos es lo que son”, gritó López Obrador.

Dijo que lo que más le molesta es que los compradores de votos se valen del hambre y de la pobreza de la gente, porque donde compran más votos es en las comunidades donde hay más pobreza.

“Me ha tocado verlo aquí en esta región, cuando Fidel Herrera, antes de una elección llegaban los trailers a las comunidades más apartadas con cemento, con bloques, con láminas de zinc para entregar eso a cambio de los votos. Luego con Duarte, lo mismo, y ahora con Yunes, lo mismo”, declaró.

RESPONDE A LARREA

En respuesta a la carta girada por el empresario Germán Larrea a los empleados del Grupo México, en la que criticaba sus propuestas, Andrés Manuel López Obrador emitió un mensaje durante un mitin celebrado en la ciudad de Poza Rica, en el que le aseguraba que no debía tener miedo.

“No ande asustando a nadie ni tenga miedo, porque vamos a triunfar y se van a dar garantías a la inversión, no se va a afectar a ningún empresario. Lo único que queremos es que se acabe la corrupción y el influyentismo”, afirmó el candidato.

El político dijo comprender la preocupación de Larrea por su llegada a la Presidencia, pues ha sido uno de los empresarios más beneficiados por las administraciones federales desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, hasta convertirse en el segundo hombre más rico de México.

Vistiendo un casco color blanco con el logotipo de Pemex en la frente, el candidato prometió reactivar la producción petrolera en la zona y aseguró que el 3 de julio, dos días después de la elección, visitará la residencia oficial de Los Pinos, para entregar al presidente Peña Nieto su plan de transición, que incluirá el tema del impulso petrolero

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.