Por: Allie Ann

Cuando eras un niño y luego un adolescente morías por crecer y ser adulto, porque la vida parecía distinta y seguro creías que te la vivirías de fiesta en fiesta. Pero también estamos seguros que no contabas que con la edad todo empeoraría y tu cuerpo no te permitiría seguir saliendo a tomar un trago con tus amigos.

¿Qué le sucede a tu cuerpo?

Conforme creces sí adquieres más experiencia y muchas vivencias, pero el cuerpo va sintiendo los rezagos de la edad. Esto se debe a que:

  • La composición de tu cuerpo cambia:

Horizontal

Cuando una persona es mayor tiende a ganar peso y perder masa muscular, siendo que éste concentra el 75% de agua y la grasa sólo el 10%. Este líquido vital ayuda a la rápida y fácil absorción de alcohol.

Eso significa que mientras menor cantidad de agua tengas en tu cuerpo, peor te sentirás cuando bebas alcohol, porque te deshidratarás fácilmente.

  • Produces menos enzimas hepáticas

Horizontal

Las enzimas hepáticas son las encargadas de metabolizar el alcohol, ayudando a limpiar tu sistema. Pero con la edad éstas van disminuyendo, por lo que no hay una limpieza como la de antes y el trabajo incrementa para las pocas enzimas que existen, eso dice George Koob, director del National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism.

  • El proceso de recuperación de tu cuerpo es menos eficiente

Horizontal

Si ya estás en los treinta o rozando esa edad, seguro habrás notado que cualquier problema o enfermedad de tu cuerpo –por mínima que sea– se complica o tiende a alargarse. Pues sucede exactamente lo mismo cuando bebes, ya que el cuerpo reacciona con más lentitud.

Así es, lamentamos decirte que conforme el tiempo avanza se pone peor. Lo mejor es hacerle caso a tu cuerpo y no esforzarlo para que trabaje demás al tratar de metabolizar todo el alcohol que ingieres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.