El presidente del Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa), Enrique Wolpert Barraza, afirmó que México es el segundo país en América Latina con mayor número de afectados por el virus de la hepatitis C.

Actualmente, dijo, existen entre 400 mil y 600 mil mexicanos con la enfermedad, debido a que es un padecimiento viral que por lo general no presenta síntomas, pero que daña al hígado con consecuencias fatales si no se diagnostica y se trata de manera oportuna.

En el marco del Día Mundial contra la Hepatitis C, a celebrarse el próximo 19 de mayo, el especialista dijo que este tipo de virus es fácil de detectar a través de una sencilla muestra de sangre.

“En la mayoría de casos, el paciente no tiene molestias durante muchos años. Existen diversas forman de contagio como, por ejemplo, las personas que se hayan realizado tatuajes o perforado la piel en lugares antihigiénicos, por mencionar las más importantes”, detalló.

Añadió que es fundamental que las personas que se hayan hecho una trasfusión de sangre antes de 1985, cuando se registró una epidemia de hepatitis por la donación masiva que se realizaba, acudan a realizarse la prueba.

En entrevista, el especialista en gastroenterología afirmó que, a pesar de ese panorama, la eliminación de la hepatitis C es posible. “Si un paciente es diagnosticado a tiempo, tiene altas probabilidades de cura gracias a la incorporación de medicamentos innovadores en los sistemas de salud. Incluso, existen tratamientos efectivos en grupos vulnerables; 95 por ciento de los enfermos se curan”, apuntó.

Resaltó que México podría llegar a las metas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que buscan reducir en 90 por ciento el número de casos nuevos de hepatitis C para el año 2030; no obstante, es necesario trabajo conjunto de la sociedad y las instituciones de salud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.