Por: Allie Ann

La violencia sexual contra las mujeres en Brasil no deja de aumentar. Según desveló el pasado domingo el diario brasileño Folha de Sao Paulo, el número de violaciones colectivas en Brasil se ha duplicado en los últimos cinco años y cada día se producen en el país 10 nuevos casos.

Los números registrados de este tipo de violencia sexual en el país aumentaron de 1.570 casos registrados en 2011 a 3.526 en 2016.

De las 22.804 violaciones que atendieron los hospitales brasileños en 2016, las violaciones practicadas por dos o más personas representan un 15%. Y podrían ser muchas más.

La violación en Brasil es un crimen invisible, con apenas el 10% de las violaciones denunciadas cada año. En 2015 se registraron 45.560 violaciones según datos de la administración pública, cifras que podrían aumentar hasta las 450.000 si se denunciaran realmente todos los casos de violencia sexual.

Pero el miedo hace que muchas de las víctimas no acudan a los hospitales ni denuncien, y la dejadez de las autoridades locales provoca que aproximadamente el 30% de los municipios brasileños no informe de las cifras y estadísticas de violación al Ministerio de Salud.

En el caso de las violaciones en grupo, suele haber un agravante que hace aún más repugnantes estos crímenes sexuales: son documentados en vídeo y difundidos en redes sociales.  “Es perturbadora la necesidad de los agresores de filmar la violencia. Es como si fuera un souvenir de la conquista”, declaró al diario brasileño Folha de Sao Paulo, Debora Diniz, antropóloga y profesora de la Universidad de Brasilia.

En mayo de este año, un grupo de 5 hombres violaron a una niña de 12 años y difundieron el vídeo en redes sociales. Sucedió en la Baixada Fluminense, en el extrarradio de Río de Janeiro. Ese mismo fin de semana, la policía de Artur Nogueira, localidad del estado de Sao Paulo, registró otra violación colectiva a una adolescente de 17 años.

Y una semana antes un grupo de adolescentes fueron detenidos en el estado de Piauí, al nordeste del país, por la violación de otra joven de 15 años embarazada y por el asesinato de su novio. Justo un año antes, un vídeo de la violación colectiva de 30 hombres a una joven en Río de Janeiro encendía el debate acerca de la violencia sexual y la impunidad existente en un país donde violan a una mujer cada 11 minutos.

Deja un comentario