Por: Allie Ann

Así como existen perros muy cariñosos, hay otros que son todo lo contrario y llegan a tener comportamientos agresivos como una fuerte mordida. Sin embargo, este tipo de incidente no suele reportarse ante las autoridades sanitarias, a menos que sea una mordida severa, de gravedad o que implique sospecha de contagio de rabia, no se tiene un cálculo preciso a nivel epidemiológico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que al menos en Estados Unidos alrededor de 4.5 millones de personas sufren mordeduras de perro al año, de las cuales 885 mil requieren de atención médica, y en consecuencia una tercera parte requerirán procedimientos reconstructivos.

Entre tres y 18% de las víctimas contraen infecciones, y en promedio mueren entre 10 y 20 personas anualmente. Estos datos son comparables a otros países desarrollados como Francia o Australia. En cuanto a países de ingresos bajos y medianos, se calcula que entre el 76 y el 94% de las mordeduras de animales son de canes.

Sin embargo, los testimonios sobre las causas que provocan estos ataques son muy diversos y limitados, dadas las circunstancias en las que ocurrieron o la personalidad de los perros, los reportes de emergencias son poco claros y hay escasos relatos de las víctimas. Pero investigadores en Salud Pública de la Universidad de Liverpool (UL), en Inglaterra, pensaron que todo este tiempo hemos tenido un valioso depósito de evidencias frente a nuestras narices: YouTube.

YouTube ayuda en la investigación

Al buscar en el sitio palabras clave como dog bite (mordedura de perro) o dog attack (ataque de perro), los expertos, liderados por Sara Owczarczak-Garstecka, del Instituo de Epidemiología de la UL, escogieron 143 videos subidos por usuarios entre enero de 2016 y marzo de 2017. De entre estos pudieron clasificar la severidad de la mordida, el contexto en el que se produjo, a la víctima y el tipo de perro. Al menos en 56 videos pudieron observar con claridad el tipo de interacción que hubo entre la víctima y el perro antes de que ocurriera el ataque.

Los investigadores aclaran que las muestras podían tener ciertas tendencias poco objetivas, por ejemplo había muchos videos de mordidas provocadas por perros muy pequeños (que fueron subidos al ser considerados como ‘graciosos’). Entre las razas de perros más comunes encontrados en los videos estuvieron Chihuahua, Pastor alemán, Pitbull y Labrador. Al menos siete7 de cada 10 víctimas de mordidas eran varones, y entre estos más de la mitad fueron niños y bebés.

A pesar de la pequeña muestra, los investigadores mencionan que los resultados coinciden con los de otros estudios en el pasado, realizados por otros métodos, y encontraron ciertas acciones recurrentes que causan los ataque: pararse o hincarse sobre el animal fue un comportamiento común observado antes de una gran mordida.

El siguiente paso en la investigación para comprender el comportamiento de las personas con los perros antes de una mordedura es entrevistas a víctimas, dueños de perros y entrenadores caninos o gente que trabaja con ellos.

Deja un comentario