FOXBOROUGH — Mientras el ala cerrada de los New England PatriotsRob Gronkowski, pondera su futuro, fuentes cercanas a él aseguran que recientemente expresó que es más probable que siga con su carrera que retirarse a los 28 años de edad.

Gronkowski aún no ha tomado una decisión, pero a pesar de las serias consideraciones de retirarse desde el final de la campaña por fatiga física y mental, fuentes señalan que Gronkowski está “bastante seguro” de volver siempre y cuando Tom Brady siga con el equipo.

Sin embargo, esta dosis de buenas noticias para los aficionados de los Patriots se encuentra atenuada: persisten las frustraciones entre Gronkowski y el entrenador en jefe Bill Belichick, junto a otros en la organización de los Patriots, de acuerdo cercanas a ambas partes. Saber si esas frustraciones en ambos lados impactarán el regreso de Gronkowski al equipo sigue siendo la pieza final de este rompecabezas inconcluso.

Para Gronkowski, la angustia física de la temporada del 2017, que lo llevó a finales de la temporada regular a decirle a la gente que probablemente se retiraría, se combinó con algo de fatiga mental por la tensa cultura dentro de la organización de los Patriots, indicaron las fuentes. Nada ha ocurrido desde el final de la temporada para convencerlo que va a cambiar, y Gronkowski sabe que necesitará estar listo para un costo similar para su mente y cuerpo si regresa en el 2018.

En cuanto a Belichick, desde el final de la campaña, las fuentes señalan que ha expresado su frustración con aquellos cercanos a él sobre Gronkowski, cuestionando específicamente si sigue “comprometido”, un aspecto crítico en el plan de éxito de Belichick.

Los ejemplos de las frustraciones de Belichick son tan sutiles como su molestia con el mensaje de Gronkowski a través de Instagram respecto al ex receptor abierto de los Patriots, Danny Amendola, quien dejó New England para firmar con los Miami Dolphins. Junto a un video en el que aparece abrazando a Amendola, publicado por Gronkowski el 14 de marzo, escribió, en una parte, “Sé LIBRE, Sé FELIZ”.

Si la temporada baja sigue creando la idea para Gronkowski que está completamente comprometido con el fútbol americano, algunas personas cercanas al jugador y Belichick creen que la fricción entre ambos se relajará. Aunque la discordia no debe descartarse, como explicó una fuente, no debe verse como irreconciliable.

Por ahora, la situación alrededor de Gronkowski sigue filtrándose al tiempo que todas las partes siguen sin arrojar luz sobre el tema. Con el draft de la NFL a casi tres semanas, hay tiempo para que la situación se rectifique.

Si el silencio persiste hasta abrir, sin embargo, todas las posibilidades siguen sobre la mesa.

Deja un comentario