Vecinos de la colonia Granjas México, en la delegación Iztacalco, junto con la diputada de Morena en la Asamblea Legislativa, Citlalli Hernández Mora, anunciaron ayer acciones legales en contra de un desarrollo inmobiliario de uso mixto que se construye en Viaducto Piedad 515, luego de los daños que provocó en la escuela secundaria técnica 22, que permanece cerrada desde el pasado lunes, cuando debieron reanudarse las actividades escolares después de las vacaciones de Semana Santa.

El pasado 21 de marzo, luego de una protesta frente al predio y la clausura ciudadana de la construcción, se consiguió la suspensión de la obra por carecer de un programa de protección civil.

María Esther Segura, quien pertenece a la comunidad escolar de la secundaria afectada, señaló que derivado de la excavación profunda que la inmobiliaria realizó en el terreno se produjeron hundimientos, los cuales causaron en la escuela un ligero declive y grietas en el edificio de laboratorios, así como en muros y la loza de la dirección y el piso del patio.

La escuela técnica Armando Cuspineira Maillard, contigua a la obra y con acceso por la calle de Añil 154, tiene una matrícula de 624 alumnos en 18 grupos, los cuales continúan sin asistir a clases, detalló.

Agregó que en viviendas aledañas los hundimientos han generado descuadres en los marcos de puertas y ventanas.

Explicó que la información de la que disponen señala que se edificará un edificio de 12 niveles y un centro comercial, pero el gobierno delegacional, la empresa constructora y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda no han proporcionado información precisa a los habitantes de la zona, así como la documentación que pruebe que la inmobiliaria cuenta con todas las autorizaciones.

De acuerdo con información publicada en la página digital de la inmobiliaria Rizoma, el proyecto denominado Vía 515, de uso mixto, contará con un centro comercial, edificio de oficinas, salas de cine y hotel, todo distribuido en un total de 64 mil 321 metros cuadrados de construcción.

La diputada Hernández Mora explicó que otra de las preocupaciones de los vecinos es que la zona está catalogada de alto riesgo por la presencia de ductos de Pemex que cruzan por ese lugar, situación por la que consideró grave el hecho de que la obra careciera de un programa de protección civil.

La legisladora señaló que además de que a los residentes no se les ha proporcionado información oficial sobre el proyecto que se realiza, también desconocen las medidas de mitigación que en su caso debió exigirle el gobierno de la ciudad a la constructora, por tratarse de una zona con problemas de drenaje, abastecimiento de agua y movilidad, así como los estudios de suelo que debieron realizarse.

Deja un comentario