Hasta hace pocos años, Netflix era una plataforma emergente de cine y televisión que integraba unos cuantos buenos clásicos, una gruesa paleta de novedades y una decente de series aclamadas por la crítica; sus más de 25 millones de usuarios en Estados Unidos y Canadá la respaldaban cuando llegó a México y Latinoamérica en 2011.

Pero se encontraba lejos de considerarse una casa productora como tal. Mucho cambió en poco tiempo; desde el estreno en 2015 de Beasts of No Nation, la plataforma no sólo se estrenó en producciones originales, sino que empezó a crear una nueva narrativa en la industria de cine y televisión.

Su nueva prerrogativa, la de transformar por completo el panorama de cine comercial y su forma de consumirlo, no pasó para nada desapercibida, tampoco su calidad: su documental Winter on fire le valió su primera nominación a los premios Óscar. El año pasado, los films Okja y The Meyerowitz Stories debutaron en la competición de uno de los festivales más prestigiados del mundo, el de Cannes.

De tal forma que Netflix se las ha arreglado para trascender su condición de plataforma multimedia: se ha insertado como un referente de un nuevo cine y una nueva forma de disfrutarlo, todo en un par de años. El catálogo creció de forma intempestiva: ya en este primer bimestre y después de haber sido anunciado en el Súper Bowl, se estrenó Cloverfield Paradox.

Y no sólo de producciones americanas, sino de todo el globo; de modo que se tiene ya suficiente tela de dónde cortar para enlistar 12 de las mejores producciones originales de Netflix; y eso es lo que haremos a continuación.

Divines, Houda Benyamina, 2016

El debut mesmerizante de la cineasta francesa Houda Benyamina. Se proyectó en el Festival de cine de Cannes 2016 y formó parte de la selección oficial del Festival de Cine de Toronto.

Dounia, una joven musulmana que vive en un ghetto a las afueras de París, decide dejar su vida convencional atrás y dedicarse a una vida de crimen, pero una vida más real e intensa de la que puede ofrecerle el estrecho marco moral y social parisino; a sus ímpetus se sumará Maimouna, su mejor amiga, en una intensa travesía donde el amor, la vida y la muerte se funden.

Beasts of No Nation, Cary Joji Fukunaga, 2015

Filmada en Ghana, retrata el crudo destino de un niño cuya familia y aldea son sacudidas por una intensa guerra civil. Está basada en la novela de Uzodinma Iweala, del mismo nombre.

Se presentó en la septuagésima segunda edición del Festival de Cine de Venecia en donde ganó el premio Marcello Mastroianni; fue también reconocida en el Festival de Toronto del 2015.

Protagonizada por Idris Elva, Abraham Attah y Kurt Egyiawan, constituye a la fecha una de las opciones más solidad en todo el catálogo de Netflix.

The Ritual, David Bruckner, 2017

Dicen que el género de terror es un filtro de directores, que sólo en él se puede saber, en realidad, de qué se está hecho. Es también uno de los más sabiamente atendidos por la plataforma.

Después de probar sus tablas en tres de las antologías del género más reconocidas: The signal (2007); VHS (2012); y Southbound (2015), el director David Bruckner hace su debut en el largometraje con una premisa aparentemente muy sencilla: cuatro amigos se van a un paseo en las montañas, y muy pronto las cosas se salen de control…

Con eficaces soluciones narrativas, y un fascinante juego con los silencios, los sucesos extraordinarios que ocurren a lo largo de toda la película se solidifican al final en una pasmosa y espeluznante aparición.

Into the Inferno, Werner Herzog, 2016

Herzog es uno de los directores fundamentales en la historia cinematográfica del siglo XX. Su llegada a la plataforma, en una producción original, es un suceso destacable en sí mismo.

En este documental, Herzog, al lado de el vulcanólogo y co director Clive Oppenheimer, viajará por todo el mundo intentando retratar la verdadera posición del hombre en el mundo, desde la perspectiva de una indomable fascinación por los volcanes.

La impresionante fotografía que Herzog consige en este documental, así como las reflexiones que construye a partir de la relación hombre-volcán, hacen de esta pieza una de las mejores en el catálogo.

What Happened, Miss Simone?, Liz Garbus, 2015

El documental biográfico de la alta sacerdotisa del soul. Formó parte de los filmes que abrieron la edición 2015 del Festival de Cine de Sundance.

La sigue los pasos a la pianista desde sus primeros años, hasta su autoexilio en África, y el final de sus días en Suiza y París. Su atrabancado paso por el Movimiento de los Derechos Civiles y la compleja relación que guardaba con su hija, y con el sexo opuesto.

Fue nominada en la edición 2016 de los premios de la Academia para Mejor Documental.

Gerald’s Game, Mike Flanagan, 2017

Basada en la novela de Stephen King del mismo nombre, retrata la difícil situación en que se encuentra Jessie Burlingame, atada a una cama en una cabaña remota, después de que aceptara un pícaro juego sexual con Gerald, su esposo.

Después de que éste muriera de un infarto, antes de desatarla, Jessie lucha por sobrevivir y salir de esa repentina pesadilla. Con una impresionante producción visual, Gerald’s game es un thriller psicológico que se ha ganado las palmas de su público.

Mike Flanagan es un director con una conocida y respetada trayectoria dentro del género: sus filmes más celebrados son Hush (2016) y Oculus (2013), que también se pueden encontrar en el catálogo de Netflix.

First They Killed My Father, Angelina Jolie, 2017

Puede ser la otra cara de Beasts of no Nation. Este film cuenta la historia real de Loung Ung, una niña camboyana que tenía cinco años cuando ingresaron a sus hermanos y padres a campos de concentración, y ella fue ingresada como soldado, durante el régimen de Pol Pot, en 1975.

Se trata en realidad de una adaptación de las memorias escritas de la propia Ung, que se convirtió después en una activista por los Derechos Humanos.

La historia está contada en su mayoría a través de la perspectiva de Ung; son las cámaras de Anthony Dod, que ganó el Óscar a Mejor Cinematografía por Slumdog Millionaire (2008) las que le siguen los pasos y reconstruyen la realidad en este imponente drama, dirigido por Angelina Jolie.

Hot Girls Wanted, Jill Bauer y Ronna Gradus, 2015

Se estrenó también en la edición 2015 del Festival de Cine de Sundance. Es el crudo retrato de la industria moderna de la pornografía en Estados Unidos.

Venus devorando a sus hijas: a través de los testimonios de varias jóvenes estrellas porno, Rashida Jones como productora y las directoras Jill Bauer y Ronna Gradus, logran construir una clara visión del engranaje interno de una industria millonaria, y de las pulsiones tanto masculinas como femeninas alrededor de ella.

Su éxito fue tal que se ha convertido en una serie documental, que ha entregado una pieza más: Hot Girls Wanted, Turned On (2017).

Winter on Fire, Evgeny Afineevsky, 2015

Este poderoso documental narra los 93 días que corrieron para la población ucraniana durante el crudo invierno de 2013-2014, cuando su presidente, Viktor F. Yanukovych, decidió estrechar relaciones políticas con la Rusia de Putin, en lugar de con la Unión europea.

Las protestas, en la plaza Maidan de Kiev, en Ucrania, fueron el centro de un levantamiento popular que pudo expulsar del poder a Yanukovych.

Con una importante plantilla de camarógrafos, Evgeny Afineevsky logra capturar de forma file y precisa la narrativa del conflicto. Se estrenó en los festivales de Venecia y Toronto, donde formó parte de sus selecciones oficiales de ese año.

Mudbound, Dee Rees, 2017

Basada en la novela homónima de Hillary Jordan, Mudbound es un filme histórico, situado en la etapa inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial, que retrata los conflictos de dos veteranos, uno blanco y uno negro, que regresan a Mississippi para enfrentar otro enemigo: la pobreza.

Es quizá uno de los filmes más aclamados de la plataforma: tanto su fotografía, como su guión, su dirección y sus actuaciones fueron ampliamente reconocidas por la crítica. Tuvo nominaciones a los Globos de Oro y a los Premios de la Academia, particularmente para Mejor Canción, Mejor guión Adaptado y Mejor Cinematografía, convirtiendo a la responsable, Rachel Morrison, en la primera mujer nominada en esta categoría.

Okja, Bong Joon-ho, 2017

Una fascinante pieza de aventuras dirigida y escrita por el surcoreano Bong Joon-ho. Tiene una plantilla de actores muy peculiar: la también surcoreana Ahn Seo-hyun, al lado de las estrellas americanas Tilda Swinton, Paul Dano, Steven Yeun, y Jake Gyllenhaal.

Dibuja la travesía a Nueva York que una pequeña realiza desde corea del Sur para salvar a una peculiar amiga suya: una cerda enorme que ha sido secuestrada por una corporación que pretende convertirla en carne de consumo.

De una aparente sencillez, Okja dibuja de manera fiel y descorazonada a geografía del mercado y de la economía moderna; un mundo que Mija no puede habitar en su completud. De ahí que su travesía, desde el principio, esté llena de desencuentros con los constructores y protagonistas de ese modelo que, sin saberlo, Mija reta con una valentía sin igual.

The Irish Man, Martin Scorsese, 2019

Se trata de uno de los proyectos más ambiciosos de la plataforma: un largometraje, dirigido por Martin Scorsese, que reunirá a su mancuerna predilecta: Joe Pesci y Robert de Niro, con el inigualable Al Pacino.

Hasta el momento no hay mucha información al respecto, pero se sabe que ya está siendo rodada en las calles de Nueva York, y que su tema será la vida de Frank Sheeran, el irlandés; un líder sindical que mantenía lazos fuertes con una de las mafias más poderosas de Pennsylvania: la Bufalino Crime Family.

Sin duda será una de las piezas más altas que haya podido producir hasta ahora Netflix, y será una de las fuertes contendientes a los premios Óscar del próximo año. Se sabe que tendrá una proyección en cines de por lo menos dos semanas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.