• El Doctor en Derecho Miguel Arroyo Ramírez hace atento llamado al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión, analizar a profundidad dotar de mayores recursos económicos y financieros al aparto de justicia de todo el país
  • Lamenta que ante las urgentes necesidades que limitan al Poder Judicial de la Ciudad de México, se esté dilapidando los recursos en campañas políticas

BLAS A. BUENDÍA

Reportero Free Lance

blaslajeo@yahoo.com

La imperiosa necesidad de dotar de los mayores recursos económicos y financieros  a todo el aparato de justicia, es una exigencia para beneficio de la sociedad, porque no es posible que se dilapiden recursos en campañas electorales cuando en el círculo de la justicia en México se vivan carencias presupuestarias sin tener a su alcance una transformación al cien por ciento para combatir el crimen en todas sus expresiones.

Es la interpretación del Doctor en Derecho, Miguel Arroyo Ramírez, externada en su espacio denominado “Columna Antena Radio”, donde indicó que en los últimos tiempos se ha escuchado algunas cifras proporcionadas por organizaciones civiles acerca de los índices delincuenciales de algunas regiones de México. “Hoy realmente son índices que dependen de los parámetros de medición pueden indicar o no la real  peligrosidad de una reacción”, dijo.

Si bien destaca que las autoridades competentes ya se han encargado de aclarar algunas cosas, apreció la aplicación de las acciones inmediatas en apoyo a la sociedad para ir disminuyendo la inseguridad en todas las regiones del país.

Y aseveró: “Lo que sí es que seguimos  haciendo lo mismo como sociedad esperando resultados diferentes; y eso, como decía Einstein, ‘rayar en la locura’. Tenemos que hacer cosas diferentes pues para esperar resultados diferentes”.

Seguimos haciendo lo mismo –remarcó- es decir, dotando de pocos recursos a las procuradurías, dotando de pocos recursos a los cuerpos policiales, seguimos teniendo políticas municipales que son verdaderamente débiles ante el impacto que representa el crimen organizado.

En esta tesitura, el Doctor Miguel Arroyo, licenciado en Derecho con diversos estudios de posgrado y presidente del Consejo Nacional de la Abogacía, precisó: “Seguimos negándole recursos a los Tribunales de justicia del país. El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México  (TSJCDMX), como ya lo hemos dicho en otras ocasiones, es el más grande del país, es el de mayor importancia, recibe todos los días a 80 mil visitantes en sus recintos, cuenta con Magistrado con altísima preparación, son Jueces de carrera preparados y constantemente revisados por el Consejo de la Judicatura.

Lamentó asimismo que el Jefe del Ejecutivo federal y el Congreso de la Unión no le den la amplia importancia a la Justicia de todo el país, por ejemplo –destacó- el TSJCDMX no recibe los recursos que debería de estar a la par o superior, a los elementos económicos que tiene asignado el Poder Judicial Federal, “cuando no es del tamaña del TSJCDMX”.

Aclara: “Y por supuesto que no es ninguna crítica sobremanera al Poder Judicial Federal, ellos reciben los recursos que tienen, que son 40 mil millones de pesos, más o menos al año de presupuesto, y hacen una gran labor,  desarrollan unas funciones de una manera muy digna y cuentan con instalaciones apropiadas”.

Pero el TSJCDMX –continuó- que es mucho más grande que tiene casi once mil empleados, cuenta con el Nuevo Sistema de Juicios Orales, que tienen un alto costo en cuanto a su implementación.

Este Tribunal –añadió- recibe apenas cerca de seis mil millones de pesos, mientras nos seguimos gastando todo en campañas, seguimos derrochando los recursos, entonces, seguimos haciendo lo mismo, es decir, no dotamos de recursos a quien se los debemos de dotar, a nuestros tribunales, a nuestras policías y a nuestras procuradurías de justicia de todo el país, y seguimos esperando que las cosas cambien”.

Estableció, asimismo que Las cosas no  van a cambiar mientras la pirámide esté invertida, es decir, mientras gastemos, mientras tiremos el dinero en campañas políticas  y no hagamos frente con todos esos enormes recursos que ahí se dilapidan en campañas políticas, ahí las tiran, no hagamos frente con todas esas cantidades de enormes recursos –repito- pues el problema más fuerte que tenemos en este momento que es evidentemente la delincuencia y los procesos de justicia que no están respondiendo a la exigencia de la sociedad mexicana.

“No porque los servidores públicos que laboran en ello no quieran, lo que pasa es que no cuentan con los elementos materiales. Y como dirían en mi tierra: …Nadie está obligado a lo imposible…”, puntualizó el también titular de la Sexta Sala del Consejo de la Judicatura del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.