Por: Allie Ann

Además de un centro de adoración, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontraron restos de lo que pudo ser un centro religioso y un observatorio en la cumbre más alta del volcán del Pico de Orizaba.

Los vestigios están a cuatro mil 230 metros y apuntan hacia un valle de Puebla y Tlaxcala. El lugar fue nombrado Poyauhtla –“lugar donde se hacen ligeras las nubes”, en náhuatl.

Entre las características de este hallazgo, que fueron descritas en un comunicado del INAH, están:

– Se localizó una estructura cuadrangular que pudo ser el centro religioso, con posibilidad de haber sido usado como observatorio también. A esta estructura se le llamó tetzacualco.

– Dos centros como los anteriores también están en los volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl y Monte Tláloc.

– Los muros de la estructura miden: sur, 35 metros de largo; poniente, 35.7m; norte, 35.6m; y al este, 35.2m. Su área aproximada es de mil 188 metros cuadrados.

– También se encontraron dos cuartos y dos salidas de dos y 4.6m

– Entre los hallazgos están restos de cerámicas y puntas de flecha de obsidiana.

Hasta ahora se cree que que pudo ser un punto religioso de los toltecas, pues ellos se establecieron en este lugar entre los años 600 y 700 de nuestra era.

Los especialistas dijeron que si confirma la presencia de un tetzacuaro –esto porque siguen estudiando si es o no uno– la personalidad de la montaña, encaminada a la teología, alcanzaría una gran relevancia, pues ya serían varios volcanes los que se usaron para ese fin.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.