Por: Allie Ann

Además de un centro de adoración, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontraron restos de lo que pudo ser un centro religioso y un observatorio en la cumbre más alta del volcán del Pico de Orizaba.

Los vestigios están a cuatro mil 230 metros y apuntan hacia un valle de Puebla y Tlaxcala. El lugar fue nombrado Poyauhtla –“lugar donde se hacen ligeras las nubes”, en náhuatl.

Entre las características de este hallazgo, que fueron descritas en un comunicado del INAH, están:

– Se localizó una estructura cuadrangular que pudo ser el centro religioso, con posibilidad de haber sido usado como observatorio también. A esta estructura se le llamó tetzacualco.

– Dos centros como los anteriores también están en los volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl y Monte Tláloc.

– Los muros de la estructura miden: sur, 35 metros de largo; poniente, 35.7m; norte, 35.6m; y al este, 35.2m. Su área aproximada es de mil 188 metros cuadrados.

– También se encontraron dos cuartos y dos salidas de dos y 4.6m

– Entre los hallazgos están restos de cerámicas y puntas de flecha de obsidiana.

Hasta ahora se cree que que pudo ser un punto religioso de los toltecas, pues ellos se establecieron en este lugar entre los años 600 y 700 de nuestra era.

Los especialistas dijeron que si confirma la presencia de un tetzacuaro –esto porque siguen estudiando si es o no uno– la personalidad de la montaña, encaminada a la teología, alcanzaría una gran relevancia, pues ya serían varios volcanes los que se usaron para ese fin.

Deja un comentario