Cientos de mujeres que llegaron con sus cubetas vacías a las oficinas de SACMEX, apoyando a la Secretaria de la Comisión del Agua de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Janet Hernández Sotelo, exigieron al director de Aguas de la Ciudad de México, Ramón Aguirre, que instrumente ya un Plan Hídrico para mitigar la sed que padece la delegación Iztapalapa desde hace muchos años.

La  madres de familia que acudieron al edificio de SACMEX, se quejaron de no contar con el vital líquido para cubrir las necesidades básicas de sus familiares, por ello la diputada local se pronunció a favor de darle respuesta a una población que día a día sufre de escasez y falta de agua.

En ese sentido, Hernández Sotelo indicó “con cubetas vacías, tal como a diario están en la demarcación, se debe atender el añejo problema de la escasez de agua. Trabajaré arduamente para tener agua en las tuberías y así dejar atrás el tandeo semanal” que reciben actualmente del vital líquido”.

Insistió en que no bajará la guardia por la lucha del agua porque la Ciudad de México merece “agua suficiente y de calidad” para atender las necesidades básicas de higiene y salud de la población “desde cualquier trinchera donde nos encontremos estaremos exigiendo que se dé respuesta a quien no cuenta con el vital líquido”.

Aseguró que no se permitirá que a  los habitantes de la CDMX se les vulnere su Derecho Humano al agua, ya que ésta como derecho universal debe llegar a los hogares de forma asequible y por ello no se consentirá que la distribución del vital líquido sea privatizada en ningún segmento de la red hidráulica, ni mucho menos incrementarse el precio del agua.

Detalló que en la Constitución de la CDMX se mandata expresamente que el acceso al agua es un Derecho Humano garantizado para la población capitalina.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud el promedio mínimo de litros de agua para las necesidades vitales es de 135 por habitante en las ciudades y en el caso de Iztapalapa se suministran aproximadamente unos 200 litros por familia de cuatro integrantes.

Añadió, al no satisfacer  las necesidades mínimas de agua potable por habitante se pone en riesgo la salud y la integridad humana.

Deja un comentario