Por: Allie Ann

La preciada estatuilla que reconoce a los mejores actores, directores, productores, técnicos y escritores del cine cada año está hecha del mismo oro que los telescopios que utiliza la NASA desde hace 35 años para ver galaxias, así como en sus satélites geostacionales de operación ambienta y en las cámaras de infrarrojo del Hubble.

Este material funciona para reflejar las longitudes de onda infrarrojas de la luz, lo cual ayuda a detectar cuerpos celestes muy lejanos. Otra ventaja es que el oro no se oxida o maltrata jamás, lo que hace que la estatuilla siempre luzca impecable.

El proceso LaserGold

Así es como se le llama al proceso de electrodeposición que utiliza la empresa Epner Technology para hacer una capa de oro sólida y reflejante que se obtiene por vaporización, la cual también tolera condiciones extremas, al menos eso ha demostrado la NASA.

Esta técnica es la que se utiliza para cubrir el preciado reconocimiento de los Oscars. Aunque anteriormente, los encargados de darle el tono dorado a las estatuillas era una empresa que hacía trofeos: era una aleación de estaño y luego los chapaban en oro. Sin embargo, el brillo iba desapareciendo con el paso del tiempo.

Fue a partir de 2016 que Epner se dedicó a realizar este trabajo, pues con la electrodeposición es capaz de mantener como nuevos los premios de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas.

Deja un comentario