Desde 2007 que Purificación Carpinteyro Calderón incursionó en la política se puso en el ojo del huracán.

En ese año Doña Puri, como le dicen sus amigos, fue nombrada por el gobierno de Felipe Calderón directora de Correos de México, un año después fue ascendida de puesto como  Subsecretaria de Comunicaciones y Transportes. Sin embargo su gusto le duró poco ya que cuatro meses después dejó el cargo bajo el argumento de que no recibir apoyo del inquilino de los pinos.

Su estrella empezó a opacarse cuando desertó de la élite de los que gobiernan el país al irse a refugiar al PRD que le valió una diputación federal de 2012 a 2015, donde el pueblo la empezó a conocer más, pero por escándalos de presunto tráfico de influencias en el ramo de telecomunicaciones que es lo suyo y de conversaciones telefónicas en donde  supuestamente acusaba al “innombrable” de robarse la partida secreta del gobierno valuada en muchos miles de millones de dólares.

Hoy después de 18 años de andar por los pasillos  de la política, Purificación  Carpinteyro con 57 años a cuestas da bandazos, primero porque abandonó el barco amarillo que le dio asilo cuando más lo necesitaba, segundo porque al subirse al tren del PANAL para ir en busca de la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, piensa que su “escaso capital político”, le alcanza para lanzar golpes sin ton  ni son.

Veamos porque: Carpinteyro lanzó un derechazo al candidato del PRI, PANAL y PVEM, José Antonio Meade, al señalar que está desfasado con propuestas viejas que datan de la época de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano cuando fue candidato presidencial allá a finales de los 80 y en la década de los 90.

Y eso que el partido que lo abandera va con Meade, imagínense sino fuera así.

Por otro lado, al actual jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa lo acusa de traidor porque no le cumplió a la ciudad.

Lo dicho, doña Puri, aún no se sube al barco, no hace la travesía para llegar a buen puerto y ya empezó hacer agua con esa andanada de golpes bajos que pronto van a tener respuesta.

Deja un comentario